Inicio Internacional Descubren funeraria que vendía ilegalmente los cadáveres de hospitales y ancianatos

Descubren funeraria que vendía ilegalmente los cadáveres de hospitales y ancianatos

Compartir
Imagen de referencia

La Policía de España arrestó hace algunos días a varios empleados de una funeraria por falsificar documentos para retirar los cadáveres de hospitales y ancianatos, con el propósito de venderlos de manera ilegal a universidades.

De acuerdo con el informe entregado este lunes por las autoridades, los detenidos, que no se detallaron cuántos son, están acusados de delitos de estafa y falsedad documental.

Publicidad Externa

Esta investigación inició en 2023, luego de que las autoridades supieran del retiro de un cadáver de la morgue de un hospital de manera irregular por parte de una funeraria mediante falsificaciones en el registro del centro sanitario y en la documentación facilitada al Registro Civil.

De esta manera, los investigadores descubrieron que el cuerpo había sido vendido sin el consentimiento de ningún familiar o amigo y trasladado a una universidad para su estudio en lugar de darle sepultura en un servicio funerario subvencionado por el ayuntamiento de la localidad donde residía en la provincia de Valencia.

Sobre lo anterior se conoció que los cuerpos eran vendidos en unos 1.200 euros y la banda buscaba fallecidos sin familiares, preferiblemente extranjeros o que hubieran tenido condiciones de vida precarias, pues esto hacia que los restos mortales tuvieran menos posibilidades de ser reclamados.

No obstante, la Policía localizó otro caso con el mismo procedimiento, esta vez con el cuerpo de un fallecido en una residencia de ancianos, y posteriormente detectaron también irregularidades en incineraciones de cuerpos supuestamente donados a la ciencia.

Es así que las pesquisas arrojaron que la funeraria había facturado a una universidad 5.040 euros por once incineraciones que no aparecían reflejadas en las facturas emitidas por ninguna incineradora de Valencia.

Al parecer, y según las fuentes policiales, los implicados se aprovechaban de la disección de los cuerpos para ponerlos en  ataúdes  de otros difuntos, realizando en una sola la cremación de varios cadáveres y ahorrándose el pago por varias de ellas y facturándolas a su vez a la universidad.