Inicio Noticias Profesor del Quindío ganó premio del Ministerio TIC

Profesor del Quindío ganó premio del Ministerio TIC

Compartir
profesor gano tic


PUBLICIDAD

José Noé Sánchez, maestro de la escuela rural El Naranjal (Montenegro, Quindío) ganó el primer puesto en ‘Educa digital Colombia’ con su proyecto pedagógico ‘Agromatic’, que utiliza las TIC para enseñar matemáticas y técnicas agrícolas.

‘Agromatic’ es un proyecto pedagógico diseñado por el docente José Noé Sánchez, quien trabaja desde hace cinco años en la Escuela Rural de la vereda El Naranjal (Montenegro, Quindío), que hace poco fue declarado ganador del concurso ‘Educa Digital Colombia’, del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), y su iniciativa ‘Computadores para Educar’, en la categoría ‘Fortalecimiento de las áreas básicas’.

Gracias a esta distinción, que el MinTIC otorga a los profesores del país que presentan las mejores experiencias de uso apropiado de las TIC en el aula, el profe Noé (así lo llaman por cariño en la vereda El Naranjal) recibió un moderno computador portátil, y su escuela se hará acreedora de 10 equipos de última tecnología por parte de ‘Computadores para Educar’.

La escuela El Naranjal tiene una orientación pedagógica rural, y pone a disposición de sus 300 alumnos una huerta experimental para la práctica de técnicas agrícolas que luego, estos jóvenes aplicarán en las granjas de sus familias. Por eso, ‘Agromatic’ es un proyecto que les ha supuesto un verdadero reto para el aprendizaje de las matemáticas: por medio de ecuaciones y algoritmos, los chicos aprendieron a calcular las medidas de los zurcos de sus parcelas, y así le sacaron máximo provecho a los terrenos para cultivar.

“Yo no les llegaba con problemas pavorosos del Álgebra de Baldor, porque eso los aburría terriblemente. Más bien les formulo ejercicios relacionados con la construcción de sus propias huertas, así ellos llegan a sus fincas felices, a trabajar. Con las matemáticas y las TIC ellos saben que pueden convertirse más adelante en productores agrícola innovadores, que pueden optimizar su productividad y ganar dinero de su actividad”, manifestó.

Experiencias en el aula

Como suele suceder con todos los procesos, al principio fue difícil para los estudiantes apropiarse de la tecnología. El profe Noé se tuvo que armar de paciencia para explicarles paso a paso, sin regaños ni reparos, cómo debían utilizar ‘Agromatic’. “Así se les quitó el miedo a utilizar los computadores”, recuerda.

Noé no se olvida que fue gracias a la mencionada donación de equipos de ‘Computadores para Educar’ con conexión a Internet de alta velocidad, por parte del MinTIC a la escuela ‒hace poco menos de un año‒, como se produjo la revolución educativa que hoy le pinta un futuro promisorio a los muchachos de esta comunidad campesina.

La tecnología les ha cambiado la vida al profe, y a sus alumnos. “Yo les digo a mis alumnos que no desaprovechen los recursos que Dios les ha dado: hay que trabajar con esfuerzo, responsabilidad y compromiso”, apunta. Nunca olvidará a Geraldine Ospina (16 años), su pupila de 11° grado que es menudita, taciturna, delicada, siempre escondida detrás de una coraza invisible; entonces la indujo a manejar los computadores, a escribir en el blog para ayudarle a consignar allí todos los ejercicios de clase. Se convirtió en su alumna más aventajada, el modelo a mostrar.

Pero su reto más intrincado fue ayudar a Joan Andrés Arango (17), cuya discapacidad cognitiva la adquirió siendo un chiquillo, mientras jugueteaba por los senderos sinuosos de la vereda y fue atropellado por un jeep. Desde entonces es un chico de aprendizaje especial al que le cuesta trabajo comprender los conceptos estudiados en el colegio. “Apenas yo le explicaba algo, se salía del salón entre ofuscado y decepcionado”, recordó Noé. Entonces le preguntó qué era lo que más le gustaba; cuando supo que la agricultura y las TIC eran su pasión, se empeñó en enseñarle a usar ‘Agromatic’. Hace poco, el chico finalizó su proyecto de huerta, y según el profe, ya está preparado para asumir nuevos retos: ser un productor agrícola, por ejemplo.

¿Hasta dónde llegarán los más de 300 niños y niñas que estudian en la escuela rural de El Naranjal? Eso está por verse, reflexionó el profe Noé. Pero mientras todos los docentes del país trabajen con pasión, en equipo, y aprovechando la tecnología que el Gobierno les proporciona, a Colombia le espera un gran futuro. “Porque un pueblo bien educado, capaz de convertir en realidad hasta las ideas más locas, con seguridad saldrá del atraso”, sentenció.

Para ver ‘Agromatic’, ingrese a https://agromatic.wordpress.com/

Publicidad