Inicio SALUD ¡Cuidado! El dióxido de cloro no cura la COVID-19

¡Cuidado! El dióxido de cloro no cura la COVID-19

Compartir

Después de un año de la aparición del virus SARS-CoV-2, considerado por la Organización Mundial de la Salud como pandemia, siguen los esfuerzos de científicos por encontrar medicamentos que ayuden a controlarla, pese a que ya en algunos países se comenzó con la vacunación.


Sin embargo, hay quienes persisten en encontrar la cura milagrosa con medicamentos, remedios naturales y hasta sustancias químicas, tal y como recientemente lo hizo la conocida modelo y Dj Natalia París, al invitar a sus seguidores a tomar dióxido de cloro o sustancias derivadas para prevenir el Coronavirus.


Expertos consultados por Colprensa hablan de los riesgos que ese tipo de sustancias pueden ocasionar a la salud, así como de la importancia de evitar la auto medicación irresponsable y la auto prescripción de medicamentos.

Ángela Caro, química farmacéutica, especialista en epidemiología, master en atención farmacéutica, magister en educación, actualmente Directora de la carrera de Química Farmacéutica de la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, explica que el dióxido de cloro no es un medicamento porque las diferentes entidades regulatorias de salud como la FDA, la Agencia Europea del Medicamento o el Invima no lo consideran como tal, además no se tiene evidencia científica para manejarse como un medicamento y por el contrario en varios países se han presentados casos de muertes de pacientes o personas que han consumido ese producto.

Además, precisa Caro, la OPS ha generado unos documentos donde dice que no se puede considerar un medicamento y lo que se considera es un desinfectante para el agua.

Por su parte, Carlos Calderón, profesor de farmacología y miembro del Observatorio del Comportamiento de Auto medicación de la Universidad del Rosario, considera que ese tipo de anuncios son muy delicados porque fácilmente puede inducir a conductas inapropiadas en las personas de consumir el dióxido de cloro que ni siquiera es un medicamento sino un desinfectante. Así mismo no hay evidencia científica de que su consumo prevenga o trate la COVID-19 o alguna otra enfermedad, razón por la cual no está aprobado como medicamento para ninguna condición médica. Sin embargo, su consumo si puede generar efectos adversos serios e incluso fatales.

Automedicación vs autoprescripción

De acuerdo con la directora de la carrera de Química Farmacéutica de la Pontificia Universidad Javeriana, es importante diferenciar entre automedicación y autoprescripción.

La primera es cuando se utilizan medicamentos de venta libre como por ejemplo el acetaminofén o el ibuprofeno para tratar una sintomatología leve como un dolor de cabeza.

Para hacer una automedicación responsable, la Organización Mundial de la Salud, OMS, dice que la persona debe reconocer la sintomatología leve, seguidamente verificar las indicaciones del medicamento, las contraindicaciones, saber que no se incurre en ninguna de ellas y, de ser así, seguir la dosificación que se propone. Pero si los síntomas persisten, hay que consultar al médico.

Asegura que la OMS avala la automedicación responsable para minimizar las visitas a los centros de urgencias para el caso de sintomatologías leves.

Agrega que la automedicación es irresponsable cuando las personas no cumplen las recomendaciones de uso como por ejemplo tomar en exceso los medicamentos de venta libre (sobreuso), además de no seguir la dosificación recomendada o cuando los síntomas persisten y no se consulta al médico.

Y en el caso de la autoprescripción, es por el uso de medicamentos que bajo fórmula médica deben haber sido prescritos previa valoración de un profesional de la salud, pero sin embargo, se utilizan de manera autónoma, tal y como está ocurriendo en el caso de la Ivermectina para la COVID-19.

De acuerdo con la experta, la Ivermectina no está establecida como un medicamento que pueda prevenir esta enfermedad y sí puede tener algunos riesgos por su uso indiscriminado.

En este mismo sentido, Calderón dice que la “Ivermectina está aprobada para algunas infestaciones por ectoparásitos y endoparásitos, pero no para la prevención o el manejo de la COVID-19. Es un medicamento de venta bajo fórmula médica”.

Concluye la Directora de la carrera de Química Farmacéutica de la Pontificia Universidad Javeriana que al momento de hoy no existe evidencia suficiente de que algún medicamento sirva para prevenir el Coronovirus, a excepción de las vacunas, y que algunos tratamientos están en proceso de generar evidencia que respalde su uso.

La polémicaLa modelo Natalia París causó polémica el pasado lunes en redes sociales al publicar un video en su Instagram en una fiesta en un yate en Cartagena. Dijo “todos tomamos dióxido de cloro, nadie se enferma”, respondió al comentario de uno de seguidores, a la vez que escribió: “Es el remedio que te salva de vacunarte”.Ante este hecho, la Superintendencia de Industria y Comercio le ordenó cesar inmediatamente la promoción del producto “dióxido de cloro”.No existen remedios milagrososHace unos días el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, presentó unas gotas que calificó como “milagrosas” y que, aseguró, neutralizan la COVID-19 en un 100% al usarlas cada cuatro horas.En su momento el hoy expresidente Donald Trump aseguró que estaba tomando hidroxicloroquina, un medicamento para la malaria y el lupus. No hay ninguna evidencia de que la hidroxicloroquina sea un medicamento eficaz contra el nuevo coronavirus pese a que está en pruebas clínicas.En Colombia se hizo muy popular el uso de la moringa para curar la COVID-19, pero no existe ninunga evidencia científica. Aseguran que es una planta que puede “fortalecer las defensas”.

COLPRENSA