Inicio Internacional En Rusia no sería delito pegarle a la mujer “una vez al...

En Rusia no sería delito pegarle a la mujer “una vez al año”

Compartir
Foto: Pixabay.
Publicidad

Mientras en la mayoría de países del mundo las mujeres luchan por la igualdad de derechos y los hechos de violencia en su contra tratan de ser penalizados con mayor severidad, el Parlamento ruso aprobó este miércoles en primer debate una propuesta que busca que la violencia de género sea considerada como un “delito civil” que se pagaría con una multa de 500 euros, un arresto de 10 a 15 días o hasta 120 días de trabajo social, y los maridos que le peguen a sus mujeres solo irán a prisión si lo hacen “más de una vez al año”.

Lo sorprendente de la historia es que quien impulsa la iniciativa es la diputada Elena Mizulina, presidenta del Comité sobre Familia, Mujer y Asuntos infantiles e impulsora de una normativa que penaliza la “propaganda gay”. Según ha dicho, no quiere que haya “personas encarceladas durante dos años y etiquetadas como criminales simplemente por dar una torta (golpiza)”. Por eso cree que las agresiones en el entorno familiar, incluidas las del marido a la mujer, deberían ser sólo una falta administrativa.

La propuesta es apoyada por los diputados conservadores del Parlamento ruso, en contra de la decisión adoptada en junio por el Gobierno de considerar la violencia doméstica como equivalente a los “delitos de odio”. Para Mizulina, quien hace parte del Partido Rusia Justa, que un hombre vaya a la cárcel por haber agredido a su esposa durante una discusión es algo que “va contra la familia”.

 En la primera votación, el proyecto obtuvo una mayoría aplastante: 368 votos a favor, un voto en contra y una abstención. Ahora hay que esperar una segunda votación y el texto se aprueba, la ley recogerá el derecho a pegar dentro de la familia: a la mujer, al marido y también a los hijos. Además, la Iglesia ortodoxa rusa apoya esta iniciativa y cree que es disculpable “el castigo corporal” si es “razonable y se hace con amor” porque “es un derecho esencial dado por Dios a los padres”.

* Con información de www.elmundo.es y ElEspectador