Inicio Política Procuraduría destituyó e inhabilitó un concejal de Armenia y a un diputado...

Procuraduría destituyó e inhabilitó un concejal de Armenia y a un diputado del departamento

Compartir

La Procuraduría General de la Nación profirió sanción a los concejales de Armenia para el periodo 2016-2020 (Quindío), Rodrigo Alberto Castrillón y Diego Fernando Cardona Carmona, por irregularidades en la elección y posesión de la personera Municipal de Armenia, periodo 2016-2020.


La Regional Quindío cuestionó al cabildante Rodrigo Alberto Castrillón, quien, en su calidad de presidente de la Mesa Directiva del Concejo Municipal de Armenia, posesionó supuestamente de forma irregular a Ángela Viviana López Bermúdez, en el cargo de personera, el día 20 de enero de 2016, eventualmente incumpliendo las normas que indican que debía hacerse ante la corporación en pleno, autoridad investida legal y reglamentariamente para hacerlo.

Banner-Efigas

A juicio del órgano de control existió falta de atención y ligereza del investigado al posesionar a la representante del Ministerio Público, y por tanto debió ser convalidado tres días después por la plenaria del Concejo Municipal, con lo cual incurrió en falta disciplinaria calificada de manera como grave a título de culpa grave, por desatención elemental de deberes.

El ente de control también reprochó a los concejales Rodrigo Alberto Castrillón y Diego Fernando Cardona Carmona, quienes calificaron la entrevista que se adelantó en el trámite del concurso público de méritos para elegir al personero, utilizando un método presuntamente contrario a los criterios de objetividad e imparcialidad, con lo cual al parecer vulneraron el debido proceso administrativo.

Según el material probatorio, momentos antes de comenzar la práctica de las entrevistas, los dos cabildantes optaron por aplicar la regla de las mayorías y no el promedio para determinar el valor final de los resultados de la prueba, con lo cual excluyeron la calificación dada por otro concejal como tercer evaluador, y al parecer, hicieron caso omiso al método que se iba a emplear por sugerencia de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP).