Inicio OPINIÓN A propósito del 12 de octubre

A propósito del 12 de octubre

Compartir

Pensar la cuestión étnica en Colombia teniendo presente el  12 de octubre como legado, es  adentrarnos a los cuadros sin colores de la deshumanización humana, a las canciones  nostálgicas que carecen de tonalidad mayor en sus estructura armónica  y,  a gritos y voces no endebles que desde el siglo XVI, se han hecho escuchar sin aturdir a los  espectadores en la vida pública  y privada desde la época colonial hasta nuestros tiempos en las Américas.


En esta pintura del oprobio, sobresalen la población  indígena y afro, esta última, con vestigios de la trata transatlántica y el sometimiento a la esclavización, siendo posibles por los espectros del racismo, la discriminación racial, y todo proceso de des-legitimidad del otro en la   distinción social y la construcción piramidal  en Colombia y las Américas  en la época colonial y republicana.

En lo contemporáneo, otros espectros se han unido a la confrontación de estas poblaciones como la mendicidad y la ciudadanía. Todo lo deben reclamar, el derecho a la vida en sus territorios ancestrales y políticas igualitarias para contrarrestar las necesidades básicas  insatisfechas. La mendicidad y la ciudadanía como problemática, están  alimentadas  de otros demonios históricos  como el del racismo y la discriminación, que aparecen en el emerger constitutivos e intencionales  de imaginarios del hombre cualquiera que sea, para garantizar su posición jerárquica y la deslegitimación de su par social.

La deslegitimación de las voces  en lo público y lo privado en lo referente a las problemáticas innumerables que afrontan estos grupos, provienen  de  la no vivencia participativa de actores no inmersos en este contexto y por fuera de  esa cotidianidad que no han escogido vivir, por el contrario, los principales actores en las problemáticas  de Colombia tales: La violencia, des-escolarización, desnutrición, desempleo, no cobertura en salud, desplazamiento forzado  es la población indígena y afro.

Por tanto,  enunciar de manera iletrada que los indígenas y el afro todo lo pide y lo  mendiga, no serían afirmaciones fuera de contexto, lo inaceptable es la mendicidad de la ciudadanía. De los últimas complejidades, es el concepto de castigo ejemplar, y se hace referencia hacia el año 2016,  al caso de Julián Mulato  Escobar, un hombre afro de trabajo informal, quien lanzó una piedra al sistema de transporte masivo Transmilenio en la ciudad de Bogotá, ocasionando daños  a los buses de esta sociedad empresarial anónima, fue enviado a la cárcel, con espera de pago de una condena entre 8 y 10 años, Más la cantidad aproximada de dinero entre 50 y 60 millones de pesos colombiano.

Dando continuidad a los párrafos anteriores, se necesita la eliminación de los castigos ejemplares como instrumentos de  precedentes sociales y jurídicos  en Colombia con esta población. Este tipo de prácticas  tienen vestigios de la colonia con los cimarrones, en la república para mencionar el caso de José Prudencio Padilla mandado a fusilar por Simon Bolivar, a comienzos del siglo XX con el acontecimento de Manuel Saturio Valencia siendo  la última ejecución legal en Colombia, solo por mencionar algunas de la población afro, donde la población indígena en este acontecimiento no es protagonista.

Por último, para eliminar el espectro de la discriminación, debemos de acercarnos al otro, compartir sus vivencias,  indagar sobre su memoria colectiva,  asumir elementos éticos universales frente a la vida digna, producto de hecho y de ciertas reivindicaciones. Empero encontramos a la población ética principalmente a los afros en lugar de distinción como  en la política, en las curules del gobierno, en la academia, en el deporte en la música. Si bien aun que el 12 de octubre nos llame a pensar la parte ética, también hay que decir, que estos han venido generando  espacios en la estructura social Colombiana.

Autor:

Holmes Moreno Murillo, sociólogo, Mg en historia, cursando estudios de doctorado. Profesor de la Corporación Universitaria Minuto de Dios – UNIMINUTO, Coordinador grupo de estudio: Memoria Colectiva, Cotidianidad Y cultura..