Inicio General Farc rompe promesa de no secuestrar, asegura Ejército

Farc rompe promesa de no secuestrar, asegura Ejército

Compartir
web codigos_y_len_big_t_2

La entidad asegura que dos soldados fueron secuestrados tras enfrentamientos entre esa guerrilla y unidades militares en el departamento de Arauca. El hecho se presenta en medio del debate nacional sobre el alcance político de los miembros de las Farc, en caso de firmarse la paz.


De acuerdo a inteligencia técnica militar se estableció que los soldados profesionales Paulo César Rivera Tapela y Jhonatan Andrés Díaz Franco, orgánicos de la Brigada Móvil No.34, adscrita a la Fuerza de Tarea Quirón, fueron secuestrados” por las Farc, aseguró el texto.

El secuestro de los militares se habría producido después de una operación militar en una zona rural de la localidad de Tame, en Arauca, durante la cual murió un soldado y otros dos resultaron heridos.

A comienzos del año pasado, en el marco de los diálogos de paz en La Habana, las Farc se comprometieron a no volver a realizar secuestros extorsivos de civiles. “El Ejército Nacional condena y rechaza esta práctica que viola el Derecho Internacional Humanitario y es una flagrante violación al compromiso de no secuestrar ciudadanos colombianos, por lo que exigimos su pronta liberación”, señaló el comunicado.

Discusión nacional por posible participación política de Farc

El debate se generó durante un foro organizado por el diario El Tiempo y la Universidad del Rosario y la Fundación Hanns Seidel Stiftung, en el que por primera vez se encuentraron miembros de la comisión negociadora del gobierno, representantes de los partidos políticos y el fiscal y procurador general de la Nación para hablar sobre los retos de la paz.

La primera intervención estuvo a cargo del jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle Lombana. En ella aseguró que “es necesario un reconocimiento sólido y estable de responsabilidades de las Farc frente a las víctimas. No pueden excusar su responsabilidad en responsabilidades ajenas”. También señaló que el eje de la política agraria es la familia campesina. Sobre los mecanismos de justicia que serán aplicados en la eventual posguerra señaló que “en el mundo moderno no hay amnistías incondicionales. Además, no habrá impunidad”.

La sorpresa vino cuando expuso la idea de que se debe “discutir sobre el delito político y sus delitos conexos” porque, a su juicio, “se presentó un vaciamiento de la conexidad del delito político, que lo ha dejado reducido y muy alejado de la realidad del conflicto militar”.

La propuesta de De la Calle implica redefinir el delito político y sus conexos, lo que podría permitir que responsables de conductas penales, hoy comunes, como narcotráfico, al ser declarado este delito conexo (con alcance político), recobren la posibilidad de ser elegidos para cargos públicos, una vez purgada la pena. Y algo más importante: que los autores de estas transgresiones no sean extraditados.

La respuesta del procurador General, Alejandro Ordóñez, no se hizo esperar. Durante su intervención, aseguró que es hora que el fiscal General, Eduardo Montealegre inicie la pedagogía necesaria a los miembros de las Farc para que sepan que deberán pagar con cárcel los actos que han cometido durante el conflicto armado.

TERRA