Inicio Nacional Las Farc fusilaron cerca de 39.700 menores durante el conflicto armado

Las Farc fusilaron cerca de 39.700 menores durante el conflicto armado

Compartir

En el segundo informe sobre reclutamiento forzado de menores en medio del conflicto armado interno que se entregará ante la jurisdicción Especial para la Paz (JEP) se conocieron conductas consideradas como delitos y castigadas con fusilamiento.

El periodista Herbín Hoyos, presidente de la Federación Colombiana de Víctimas de las Farc, reveló en RCN Radio que, entre 1990 y la firma del acuerdo final de paz, fueron asesinados 39.700 niños, niñas y adolescentes reclutados por el desaparecido grupo armado ilegal.

“En las escuelas de entrenamiento que estaban repartidas por todo el país y que tenían una capacidad hasta de 480 niños por curso y hacían dos capacitaciones al año, seis de ellas tenían esa capacidad es decir 4.800 niños por año y dichos entrenamientos duraron 8 años”, señaló Hoyos. También explicó la existencia de otras escuelas con capacidad de 40 y 80 personas para cursos básicos que se hacían durante el año.

Según cálculos que reúnen distintas regiones del país, cálculos de tiempo, modo, lugar y versiones de desmovilizados de distintas regiones, se creó un subregistro en la investigación que dio como resultado 39.700 menores entre 1990 y 2016.

Dentro de esa investigación que recopiló testimonios, fotografías y videos de quienes participaron activamente en el reclutamiento forzado de menores de edad en medio de la violencia armada, también se sumaron las corporaciones Rosa Blanca, Manos por la Paz y Voces del Secuestro.

Según el comunicador, dentro de las filas de las Farc hubo comportamientos que eran considerados como delitos y eran castigados con fusilamiento.

“Desmoralización a la organización era uno de los ‘delitos’ que era cometido por los niños de 9, 10, 11 y 12 añitos que llegaban allá engañados y que a los 15 días, querían volver a sus casas y empezaban a llorar y a pedir que querían ver a sus mamás, a sus papás, a sus hermanos, esto no es más que una estrategia para fusilar niños y generar pánico en los demás”, dijo.


Otro de los “delitos” era el sabotaje que consistía en que los niños debían cargar en sus morrales el mercado para todos los guerrilleros, y si algún niño se comía algo, inmediatamente era acusado de sabotaje o de ser infiltrado del ejército.

Hoyos también dijo que algunos niños reclutados a la fuerza o mediante engaños, después de comer algo de merienda, eran fusilados por ser considerados infiltrados del ejército.

Casos de pornografía infantil, abusos sexuales y abortos son algunas de las conductas que habrían cometido varios de los jefes del Estado Mayor de las extintas Farc, según Hoyos se destacan Alfonso Cano, Iván Márquez, Jesús Santrich, Carlos Lozada y Rodrigo Londoño.