Inicio Nacional Exmilitares colombianos, ¿acusados injustamente de la muerte del presidente de Haití?

Exmilitares colombianos, ¿acusados injustamente de la muerte del presidente de Haití?

Compartir

Durante la madrugada del pasado miércoles 7 de julio, mercenarios acabaron con la vida del presidente de Haití, Jovenel Moïse, en su propia casa. Según autoridades haitianas, este asesinato ha sido atribuido a “un comando de hombres armados que hablaban inglés y español”.


Debido a esto, las autoridades capturaron a 15 colombianos y 2 estadounidenses de origen haitiano, por supuesta implicación en el asesinato del presidente. Según el director general de la policía, León Charles, el comando que perpetró el magnicidio estaba compuesto por 26 colombianos y los dos estadounidenses. Esa noche, en enfrentamientos con las autoridades haitianas, fallecieron tres colombianos y ocho se dieron a la fuga.

Foto: EFE/ Jean Marc Hervé Abélard

Como consecuencia de esto, autoridades haitianas solicitaron a las autoridades colombianas, a través de Interpol, información sobre seis de esos colombianos, a lo que el ministro de defensa, Diego Molano, reveló que son miembros retirados del Ejército Nacional.

Sin embargo, hay versiones que indican que los colombianos llegaron después de ocurridos los hechos con el presidente. Esto teniendo en cuenta que existen evidencias que mostrarían que los exmilitares colombianos llegaron a la casa presidencial una hora y media después de que el mandatario había sido asesinado. Debido a esto, dos miembros del anillo de seguridad del presidente están siendo investigados dentro del caso, según fuentes judiciales de la isla.

En cámaras de seguridad se observa que el presidente fue asesinado a la 1:00 de la madrugada del miércoles. En otras cámaras, de igual forma, se puede evidenciar que el grupo de colombianos exmilitares y los estadounidenses llegaron cerca de las 2:30 y 2:40 a.m. a la residencia del presidente porque les reportaron una balacera y entre sus funciones estaba prestar seguridad en la zona. Esto teniendo en cuenta que llevaban aproximadamente un mes allí.

A la izquierda, presidente de Haití, Jovenel Moïse, asesinado el 7 de julio.
Foto: Semana.com

Esta versión es respaldada por Yenni Carolina Capador Giraldo, hermana de Duberney Capador Giraldo, uno de los tres colombianos asesinado en combate con las autoridades haitianas la madrugada del homicidio.

“Yo hablé con mi hermano el miércoles. Él me escribió a las 6:00 de la mañana por WhatsApp. Me dijo que la situación era delicada, que habían llegado tarde, que estaban encerrados en una casa y que por todos lados les estaban disparando”, comentó.

Exsargento, Duberney Capador Giraldo

De ser así, los colombianos serían víctimas de una trampa. Pues, según reveló el senador opositor, Steeven Benoit, al programa Panel Magic, el Presidente “fue asesinado por sus agentes de seguridad. No fueron los colombianos quienes lo asesinaron. Ellos eran contratistas del Estado haitiano”. 

Yenni Carolina asegura que su hermano no participó en el homicidio del presidente de Haití. Que fue formado y forjado para cuidar a las personas y que no iba a atentar contra nadie, “mi hermano no viajó a hacer nada malo”, enfatizó.

Por otro lado, testimonios de algunos de los exmilitares detenidos, confirmaban que ellos fueron contratados para prestar vigilancia en exclusivas zonas de Puerto Príncipe golpeadas por bandas de secuestradores. Según fuentes, tres militares en retiro empezaron a llamar hace aproximadamente dos meses a otros ex uniformados, ofreciéndoles una oportunidad laboral.

“El objetivo era prestar seguridad a varios dignatarios en la isla, por la tensa situación de orden público y político. Se los tenía a prueba tres meses, con un pago mensual de 2.700 dólares. Si pasaban la prueba, entrarían con un contrato por cinco años”, informaron fuentes a el diario El Tiempo.

Fue así como al llegar a Puerto Príncipe, fueron instalados en varias casas en un mismo sector y empezaron a reacondicionarse en manejo de armas y estado físico, con entrenamiento militar.

Foto: RCN radio

Según el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional, Duberney Capador y Alejandro Rivera viajaron vía Bogotá-Panamá-Santo Domingo. Llegaron el 6 de mayo y estuvieron allí hasta el 10 de mayo, cuando volaron a Puerto Príncipe. Otro grupo, conformado por Alejandro Giraldo, John Jairo Ramírez, Víctor Albeiro Piñera, Mauricio Grosso Guarín, Franco Castañeda, Ángel Yance Sierra, Carlos Guerrero, Francisco Uribe, Germán Rivera, Herber Vargas y Jhon Suárez, viajó el 4 de junio, de Bogotá a Punta Cana, en la República Dominicana, y el 7 de junio viajaron hacia Haití.

“Mi hermano viajó el 6 de mayo a Haití con la idea de que iba a una empresa de seguridad a cuidar a alguien importante (…) Ya con el tiempo él me llamó que iban a cuidar a alguien, pero que habían llegado tarde, al parecer, era el presidente”, comentó Yenni Carolina Capador.

Para reforzar su presunta inocencia, los exmilitares detenidos están pidiendo que se revele que fueron ellos quienes llevaron a la primera dama a un centro hospitalario. De ser así, los colombianos no habrían participado ni en la tortura ni el crimen del Presidente de Haití.

“Los exmilitares serían víctimas de una trampa, llegaron a Haití como parte de un comité de expertos en seguridad para proteger al presidente, que sospechaba de las intenciones de sus enemigos”, agregó Steeven Benoit, exsenador opositor.

Y es que muchos interrogantes surgen de esta versión como: ¿por qué no se fueron de Puerto Príncipe tras asesinar al presidente?, Si son mercenarios contratados para matar a un presidente, ¿cómo no organizaron un plan de huida?, ¿en qué circunstancias perdieron la vida Mauricio Javier Romero Medina y Duberney Capador Giraldo?

Además, según versiones de las autoridades haitianas, los militares en retiro fueron capturados en sus lugares de residencia, 6 o 7 horas después del asesinato. Además, no se resistieron, pese al arsenal que tenían.

Por último, el general Vargas dijo que los capturados en Haití no tienen antecedentes penales, por lo que se descarta que sean solicitados por autoridades colombianas.