Inicio Nacional Chocó, inmersa en el conflicto armado

Chocó, inmersa en el conflicto armado

Compartir
Publicidad Externa

El departamento del Chocó enfrenta una crisis humanitaria desde hace varios años, esta región inmersa en el conflicto entre el ELN y el Clan del Golfo ha sido testigo de múltiples homicidios y desplazamiento de la población civil a otras regiones para proteger sus vidas.


Las disputas por el control territorial entre los grupos armados, el reclutamiento forzado, la violencia sexual, la extorsión a los residentes, la desprotección a las comunidades étnicas, la poca presencia del estado y demás entes,  y deficiencias en la implementación de lo pactado en el Acuerdo de Paz de 2016, hacen que el Chocó se aleje de la tranquilidad.

Publicidad Externa

En San Juan, las confrontaciones son constantes, pues el Clan del Golfo con el propósito de expandir sus acciones y tomar el control de la zona hasta espacios que limiten con Buenaventura, se ha enfrentado con el ELN para tomar el control del tráfico y narcotráfico en la región.

Quibdó, desde hace dos años, ha estado envuelta entre guerras por parte del Clan del Golfo, los Mexicanos y el Gabo, quienes se disputan los espacios; teniendo así en el año 2021 una tasa del 52% en homicidios, que poco a poco se han esclarecido, pero que no han sido suficientes para dinamizar la crisis en el departamento.   

Bahía Solano,  cada vez está más inmersa en la guerra y el narcotráfico, sus residentes viven en zozobra y riesgo, por lo que hacen el llamado al Estado de intervenir y proteger el municipio.   

Por esto, durante los primeros días del mes de marzo, monseñor Luis José Rueda, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia;  monseñor Omar Alberto Sánchez Cubillos, vicepresidente y arzobispo de Popayán, y monseñor Luis Manuel Alí Herrera, secretario general, estuvieron en el territorio y asistieron a las comunidades sobre la situación, y así insistir al Gobierno Nacional una pronta solución a las denuncias constantes.  

Según monseñor Rueda: “sí hay una grave crisis humanitaria en el Chocó que debe conocer el país y la comunidad internacional”; pero no hay respuesta, el silencio cada vez es más y el abandono parece ser una realidad, “el mensaje para el Estado es el de empatía social. Tienen que escuchar a las comunidades y ver la realidad de lo que se está viviendo en el territorio. Una mirada defensiva y distante no ayudará a empezar a resolver los históricos problemas del Chocó.”

Cada año se insiste por una pronta solución, abrir frentes de diálogo, e inversión en seguridad social; no obstante, los procesos se dilatan, y las conversaciones se suspenden.

Imagen: RTVC Noticias

Publicidad Externa