Inicio Armenia Sin usar están 60 bicicletas que fueron entregadas a Armenia en el...

Sin usar están 60 bicicletas que fueron entregadas a Armenia en el 2016

Compartir

Las 60 bicicletas que fueron entregadas por el Ministerio de Transporte al municipio de Armenia en septiembre de 2016, permanecen sin usarse en el coliseo de Familias en Acción de la ciudad.



Las bicicletas que fueron facilitadas en el marco del programa de bicicletas públicas, que el gobierno nacional implementó en diferentes ciudades del país, fueron inauguradas en noviembre de 2016, cuando Jorge Eduardo Rojas Giraldo, ministro de transporte de la época, hizo un breve recorrido con el alcalde, funcionarios de la Alcaldía; y estudiantes del Sena y de la Universidad del Quindío, éstos últimos, como beneficiarios del programa.

Desde entonces, este medio de transporte quedó en manos de la Administración Municipal.

En un mes serían entregadas

Carlos Alberto Hernández Hernández, concejal de Armenia, señaló que aunque las bicicletas permanecen en este coliseo, están en perfectas condiciones esperando a que se concreten los trámites necesarios para ser entregadas en menos de un mes a la Universidad del Quindío.

“Se dice que están dañadas las bicicletas, pero no es así, están abandonadas entre comillas, pero en buen estado, de hecho eso lo corrobora el ministerio de Transporte que envió a una persona  para que revisara bicicleta por bicicleta”, dijo el concejal

El corporado manifestó que la demora tuvo lugar cuando el convenio que se iba a firmar con la Uniquindío se cruzó con el tiempo de la Ley de Garantías. “Se suponía que el convenio iba a estar listo pero llegó la Ley de Garantías, ahora el Ministerio dice que no se va a a realizar convenio sino que las va a entregar en comodato, entonces en menos de un mes estarían al servicio de la universidad, que de hecho ya tiene listo el documento para recibirlas”.

Préstamos Rotativos

Las 60 bicicletas serán usadas en la modalidad de préstamo rotativo, es decir, el estudiante que la solicite la podrá tener solo por dos o tres días. “Así como se presta un libro, se hará con las bicicletas. La filosofía es antojar a los jóvenes y que consideren lo fácil que es montarla para que luego se compren una propia”, concluyó Hernández Hernández.