Inicio Quindío Pablo, el odontólogo quindiano que ha recorrido cerca de 1.800 km en...

Pablo, el odontólogo quindiano que ha recorrido cerca de 1.800 km en bicicleta

Compartir

Muchas personas, dice Pablo Emanuel Abril Quintero, creen que los odontólogos son exclusivos, creídos y que acceder a ellos y a sus consultorios es cosa difícil. Sin embargo, se podría decir que, difícil es recorrer Latinoamérica en bicicleta, aun así, los odontólogos como Pablo llegan hasta las comunidades más vulnerables que tienen poco acceso a la salud, y en este caso, a la salud oral.


Pablo es un odontólogo quindiano que decidió comenzar un muy largo viaje a través de un proyecto llamado “El Camino de la Sonrisa” junto con su adorada mascota Atena, una perrita pitbull de 8 años que lo acompaña en un carruaje que va en la parte de atrás de su bicicleta y que aparece en todas sus fotos como fiel compañera.

“La idea nace porque me gusta viajar y como odontólogo creo que podemos hacer mucho más que estar metidos en un consultorio, entonces empezamos con el proyecto que se llama el Camino de la Sonrisa y creemos que faltan muchas cosas por descubrir todavía y lugares donde hay sonrisas que se han ido perdiendo”

El proyecto “El Camino de la Sonrisa” busca llegar a las comunidades y culturas más vulnerables. Pablo no solo inició este largo camino porque su pasión es viajar, sino porque su deseo objetivo a través de estos recorridos es enseñar salud oral a las poblaciones de escasos recursos.

“Yo enseño toda la parte de promoción y prevención de salud oral, es decir, cómo se deben cepillar los dientes las personas que son más vulnerables, quienes no tienen los recursos necesarios, les enseño formas que pueden usar con los medios que tienen a su alcance, les explicó la importancia de tener los dientes bien, les doy charlas educativas y les regalos algunos cepillos dentales con los cuales trato de incentivarlos a mejoren sus hábitos de salud oral”, así lo explicó Pablo en una entrevista para Quindío Noticias.

En los últimos días Pablo logró una de sus metas que era llegar al extremo del país, Punta Gallinas, en La Guajira. Su viaje desde Armenia hasta allí duró 1 mes y medio y en este tiempo recorrió cerca de 1.800 kilómetros, conociendo así, culturas del país, lugares hermosos y sobre todo, disfrutando de brindar sus conocimientos de la manera más sencilla pero impactante.

Dentro de sus metas, este quindiano que nos ha llenado de orgullo espera recorrer muchos lugares del mundo con el fin de aprender, conocer y aportar. “La meta inicialmente es poder viajar por el mundo, poder conocer diferentes culturas, poder estar en los lugares más recónditos donde haya salud oral, aprender de todo este tipo de personas y demostrar que la sonrisa no tiene barreras de idiomas, ni políticas, ni religiosas”

Próximamente Pablo y su compañera fiel Atena, esperan hacer el viaje por Suramérica donde recorrerá diferentes partes del continente y “encontrar las sonrisas más diversas”. Precisamente, con el fin de su viaje llamado “expedición Guajira”, comenzará a buscar patrocinadores que lo apoyen en esta causa.

Como lo dijimos anteriormente, su labor va más allá de un viaje, se trata de un granito de arena que permite que sus capacidades y habilidades estén a la disposición de las comunidades que nadie ve y que en ocasiones son ignoradas. Pablo está allí, no las ignora y espera con cada recorrido aportar sus conocimientos.

Estas son algunas fotografías de su viaje: