Inicio Quindío El quindiano, Pablo Abril, recorrió 7 departamentos en 1 mes y rescató...

El quindiano, Pablo Abril, recorrió 7 departamentos en 1 mes y rescató más de 1.000 sonrisas

Compartir

Sin duda, Pablo Abril es un odontólogo único que se ha dedicado a ir más allá de solo tratar pacientes en un consultorio. Su labor se ha destacado en el ámbito social y en los últimos tiempos su principal objetivo ha sido impactar a las comunidades más vulnerables del país a través de su profesión.


Hace pocos días Pablo llegó al departamento del Quindío luego de realizar la ruta por el sur del país. En este recorrido llegó a 7 departamentos: Tolima, Huila, Caquetá y Putumayo, Nariño, Cauca y Valle del Cauca. Por supuesto, el recorrido por el sur del país lo hizo con su perrita Atena, quien se ha convertido en su compañera ideal para recorrer los diferentes departamentos y aportar ese granito de arena.


“El objetivo sigue siendo el mismo, llegar a las partes más vulnerables del país. Esta zona ha sido azotada por la violencia, entonces sabíamos que había muchas sonrisas por rescatar”, así lo expresó el odontólogo quindiano.

En su recorrido Pablo se dedicó a compartir sus conocimientos en salud oral a las personas que no tienen un buen conocimiento en esta área por la falta de acceso a la salud. Precisamente, en esta ruta pudo impactar a más de 1.000 personas, de manera directa; e indirectamente, a muchas más. “Conocimos sitios maravillosos, gente maravillosa, en el recorrido siempre pasan cosas buenas, cosas difíciles y no tan buenas, pero lo terminamos al fin y al cabo, y eso era lo que queríamos”.

La realidad es que Pablo, como en su primera ruta por el norte del país, pudo conocer la realidad de muchas partes del país que son fuertemente golpeadas por la violencia y otras problemáticas llenas de terror. Aparte de esto, Pablo señaló que cada vez son más personas las que no tienen acceso a una salud oral digna. “No tienen las posibilidades, ya sea por transporte, por salud, por el estado de abandono. Y uno quisiera hacer algo más, muchas de las enfermedades comienzan y se ven reflejadas desde la boca y empiezan por todo el organismo. Creo yo que es muy triste, que en el país no tengamos la capacidad de compartir el conocimiento con tantas personas que lo necesitan”, expresó.

¿Qué sigue ahora?

El Camino de la Sonrisa, para este punto, ya ha recorrido todo el país de norte a sur. Pablo sigue soñando con viajar y buscar las sonrisas. Las dificultades aun así están presentes, especialmente, por el tema de presupuesto y falta de recursos. Sin embargo, el objetivo y las metas siguen claras. “Sigo creyendo que es posible regalar sonrisas, impactar personas, sigo creyendo que a las personas que les llegamos con este mensaje de salud oral y de lograr todo lo que nos propongamos, les puede cambiar la vida”.

Por otro lado, una de las cosas que Pablo quiere hacer es recorrer Vichada y Providencia con el Camino de la Sonrisa.

De igual manera, el odontólogo sueña con hacer, en el Quindío, una de las mejores clínicas del mundo. “Queremos estructurarla muy bien para que nuestras acciones vayan más allá de la educación. Queremos educar y pasar a los hechos de cambios físicos. Podríamos pensar en cambiarle la vida a un entorno familiar haciendo cirugías de alta complejidad, tratamiento para personas que lo necesitan, y ofrecerles también a las personas que tengan la capacidad de pagar un tratamiento para que, con esos recursos, se destine una parte a los que no tienen. Estamos soñando con eso y creyendo que es posible”, concluyó.

Galería de fotos