Inicio Quindio Sin garantías para el héroe

Sin garantías para el héroe

Compartir

Tal vez uno de los puntos positivos que trajo consigo el virus ha sido poner la lupa en temas que antes los representantes no dedicaban mayor tiempo, y es que la amenaza es tan letal que ha orillado a la mayoría de los presidentes del mundo, presionandolos a actuar y tomar decisiones acerca de lo verdaderamente importante: la educación y la salud.

Es triste la situación del personal de salud en Colombia, a la mayoría les están debiendo dinero de meses atrasados y han tenido que trabajar largas jornadas para combatir un virus invisible y con muy pocas garantías de protección frente a él. Héroes son aquellos que han dedicado tiempo para fabricar mascarillas de protección, tapabocas, trajes de seguridad o alguna medida de protección para ellos, los que están en la primera línea de combate y sin garantías frente a un asesino que en menos de tres meses ha sepultado miles de personas en el mundo, sin armas, sin sangre y sin ruido, excepto por el ensordecedor sonido del llanto que derraman sus familiares desde sus casas, solos, sin un cuerpo al que llorarle o velarle.

Y llamamos héroes a quienes les hacemos el feo en las calles. Taxistas se rehúsan a llevarlos a sus casas, exceptuando casos, claro está. Si hay alguno cerca nos alejamos pensando que son un foco de contaminación, incluso en edificios sus vecinos les han dejado mensajes para que “amablemente abandone el edificio” que porque hay niños cerca, que piense en ellos. Y a esos héroes los mandamos al combate indefensos, desprotegidos, casi que desnudos. De no ser por su conocimiento y vocación, ¿qué sería de nosotros?.

El presidente Ivan Duque anunció hoy en una de sus alocuciones diarias que junto a Raquel Garavito, presidente de FONTUR, van a lanzar un plan piloto para darle atención preferencial y digna, bienestar, cuidado y protección a quienes nos cuidan, todos los que pertenecen al personal de la salud.

El plan consiste en brindarle a los trabajadores de la salud un hospedaje en hoteles que queden cerca a las EPS O IPS, donde obtendrán además de alojamiento, el lavado de su ropa, una comida, un refrigerio y la organización de su habitación, para que así puedan proteger a sus familias y cumplir sus turnos. El plan piloto iniciará en Bogotá y según funcione a plenitud, seguirá en Cali, Medellín y el resto del país.

Hace poco se firmó un decreto, el 538, que obliga al personal médico, con excepciones, a estar preparado y disponible para prestar sus servicios, pero en ninguna parte dice que se les garantizará bioprotección inmediata. El presidente de la Federación Médica Colombiana, Segio Isaza, resume la situación asi: “es como si yo mandara a los soldados a la guerra sin la protección, sin los escudos, sin las máscaras, sin los fusiles, sin las botas adecuadas”. Laura Cortés