Inicio Quindio Mortandad masiva de abejas en Montenegro

Mortandad masiva de abejas en Montenegro

Compartir

Mortandad masiva de abejas en Montenegro


El pasado jueves 20 de febrero en horas de la mañana el apicultor Didier Antonio Isaza encontró una mortandad masiva de 18 colmenas de abejas envenenadas, al parecer, con agroquímicos letales para ellas.

Aunque no se tiene certeza del envenenamiento, cerca de la Finca Las Palmas, lugar donde ocurrió el hecho, a una distancia aproximada de tres o cuatro kilómetros hay cultivos de aguacate y café los cuales se fumigan con plaguicidas que son mortales tanto para las abejas como para otros animales, razón por la cual asegura que su pérdida no fue por maldad sino por falta de conocimiento, ya que hay agricultores que desconocen los efectos que esos productos causan en otros animales.

Didier Antonio expresa que su pérdida es catastrófica, por un lado, porque es el trabajo de todo un año y por el otro, no hay consecuencias para quienes usaron esos plaguicidas, nadie le responderá por su pérdida y tampoco existen seguros para proteger a sus abejas. Le toca empezar de nuevo. Por otro lado, dice que la muerte de sus abejas quedó como evidencia, pero, cuántos animales más, como mariposas o grillos, murieron como consecuencia de ese tipo de agroquímicos? 

Didier es apicultor hace 20 años y expresa que su trabajo es una industria de miles de millones de pesos, ya que, una colmena tiene un valor aproximado de $600,000 y trae beneficios tanto para la sociedad como para sí mismo. Una de las principales razones de la importancia de las abejas es que son agentes polinizadores, es decir, intercambian el polen entre las flores y su principal motivo es la reproducción de cualquier tipo de semilla y frutas. Además, aceleran la producción un 30% y sin generar costo alguno.

Lina Marcela León, investigadora y directora técnica del laboratorio de plaguicidas y salud de la Universidad del Quindío expresa que hay tres principales razones de por qué hay mortandad masiva en las abejas, la primera puede ser estrés migratorio, el cual se define como la capacidad de abandonar sus panales o colmenas para trasladarse durante ciclos rítmicos de un lugar geográfico determinado a otro. El segundo podría ser la consecuencia de un mal manejo de la colmena por parte del apicultor, ya sea por falta de fuentes de alimentación o cuidados y la última tiene que ver con la aplicación de agroquímicos en horas o concentraciones inadecuadas.

Esta noticia es una señal de alerta para la sociedad en general ya que las abejas cumplen una función valiosa dentro del ecosistema y preservar su vida debería ser trabajo de todos.