Inicio Quindio Joven quindiano atrapado en Indonesia por cuarentena en Colombia

Joven quindiano atrapado en Indonesia por cuarentena en Colombia

Compartir

La cuarentena ha encerrado a los colombianos en sus casas, y algunos de ellos, ni siquiera allí pueden estar. En el mundo hay miles de colombianos que hoy anhelan volver a su tierra, a su hogar y a rencontrarse con su familia. Este es el caso de Manuel Ríos, quién en un diálogo con Quindío Noticias contó su historia.


Manuel es un profesor de idiomas que lleva ocho meses en Indonesia estudiando la lengua origen de este país gracias a una beca que el gobierno indonesio le ofreció durante un año. Aunque los primeros seis meses estuvieron en orden, los últimos dos meses han sido complejos a causa de la aparición del Covid-19 en el mundo.

Hoy Manuel pasó de recibir 4 horas diarias de clase a dos semanales en línea. Afortunadamente, la universidad le ha propiciado un subsidio básico de alimentación y un hospedaje en dormitorios de la universidad. Sin embargo, así como muchos colombianos, su mayor deseo es volver a Colombia, específicamente por su madre de 64 años, quien se encuentra sola en su casa en el departamento quindiano.

“La primera vez que intenté volver a Colombia, cuando aún estaba abierta, los tiquetes en ese momento costaban 2,000 dólares. Yo no tenía ese dinero, por eso decidí esperar. Fue una mala decisión, porque ahora el país está cerrado”

Desde el momento en que este hombre supo que no podía volver a Colombia decidió voluntariamente encerrarse en su habitación, siguiendo así, las recomendaciones de la embajada y, sobre todo, por el deseo de volver a su país. En Indonesia no hay cuarentena obligatoria, es opcional. En algún momento la preocupación de sus habitantes creció debido al virus, sin embargo, aunque los casos siguen aumentando las personas están más tranquilas y no se encierran en su totalidad en las casas. “Decidí aislarme voluntariamente, llevo más de un mes encerrado y salgo solo una vez cada tres semanas para comprar alimento”

Frente a esta situación, Manuel afirma que la embajada de Colombia en Indonesia ha estado muy pendiente de ellos. Normalmente, los colombianos reciben informes semanales, sin embargo, han prometido ayudas que no se han podido llevar cabo, por ejemplo, un vuelo humanitario. “Estamos lejos, entonces es difícil porque obviamente no hay vuelos directos hasta Colombia. Nos tocaría hacer escala en 1 o 2 países; y la mayoría de países se encuentran cerrados”.

Anímicamente la situación ha sido difícil para Manuel. La noticia del coronavirus ha sido un proceso lento e inesperado. “Primero cancelaron las clases, luego no podíamos salir, luego cerraron los Centros Comerciales y en los últimos días ya no habrá vuelos nacionales ni internacionales. Es decir que, si hay un vuelo humanitario desde Yakarta, la capital, yo no podría llegar hasta esta ciudad capital porque no hay vuelos domésticos”.

Según el gobierno de Indonesia esta es una restricción que iría hasta el 1 de junio, lo que es una noticia muy impactante para Manuel en medio de la situación que vive allí.

Esta es la historia que viven miles de colombianos en el mundo, específicamente en el Sur Este asiático. Según Manuel, hay colombianos que están viviendo actualmente situaciones mucho más complicadas. Algunos pagan hospedaje diariamente y en ese proceso deben conseguir el alimento de cada día. Otros han sido rechazados en hoteles. Hay mucha xenofobia en Asia contra los extranjeros, salen a la calle y solo reciben malas palabras, rechazo, las personas prefieren cambiarse de calle y evitar cualquier contacto.

Aunque Manuel ha intentado sobrevivir en medio de la pandemia, su mayor deseo es volver a casa con su madre.

“Ella me necesita, está sola y tiene que salir a comprar medicamentos, alimentos, se está exponiendo mucho y es lo que me preocupa. En esta situación la familia es la que termina sufriendo más, al saber que uno está lejos y no se puede hacer nada. Yo soy hijo único, solo vivía con mi mamá. Aunque las mamás tratan de brindar apoyo y ofrecer siempre una sonrisa uno sabe que apenas cuelgan la video llamada es muy duro para ellas”.

En medio de la preocupación de este colombiano encerrado en una habitación en Indonesia, no ha dejado de cuidarse, pues hay normas claras que sabe que debe tener en cuenta si tiene la oportunidad de volver a su país. “Todos nosotros nos estamos cuidando, estamos dispuestos a cumplir con todos los protocolos de seguridad que nos obliga a permanecer en aislamiento durante dos semanas, si llegáramos a Colombia, porque lo que menos queremos es llevar algo malo a nuestro país. Duele mucho ver los comentarios de colombianos en redes sociales que dicen que los de afuera no somos bienvenidos porque vamos a llevar el virus. Solo queremos estar con nuestra familia y unirnos como país”.

Manuel, y otros colombianos, todavía guardan la esperanza de volver a Colombia y encontrarse con sus familias. Esta es la lucha que vive cada uno de ellos en diferentes países, una pelea que, aún en medio de la pandemia, los países cerrados, el rechazo de otros países y hasta de los mismos colombianos, quieren ganar.