Inicio Quindio Inseguridad y transporte informal, lastres en el gremio transportador del Quindío

Inseguridad y transporte informal, lastres en el gremio transportador del Quindío

Compartir

Para el gremio transportador del Quindío, así como otros departamentos del país, la inseguridad y el transporte ilegal son dos factores determinantes que no les permite trabajar con normalidad. Mientras uno le arrebata sus ingresos a la fuerza, el otro bajo redes tecnológicas y en la clandestinidad se lleva las utilidades.


Desde la llegada al país de plataformas digitales como UBER, el gremio transportador se ha sentido amenazado por la desigualdad de condiciones en las que se ve permitido ofrecer el servicio informal de vehículos particulares. Capitales como Bogotá, Pereira, Cali y Barranquilla son por nombrar algunas de las ciudades que se han manifestado públicamente con numerosas protestas, para que los debidos órganos de control como el Misterio de Transporte y las Secretarías de Transito intervengan.

En el Quindío, aunque la plataforma de UBER fue dada de baja en el 2018, el flagelo del transporte ilegal sigue en aumento. Servicios de mototaxi y carros particulares se estacionan día a día en diferentes puntos de la Ciudad Milagro para trasportar a sus ciudadanos a bajo costo. Desconsiderando que muchos de estos vehículos no cuentan con documentos obligatorios para el servicio de transporte público como lo son las pólizas de responsabilidad civil que protegen a los usuarios.

Juan Carlos García representante de la Asociación de Transportadores del Quindío (ASOTRAQUINDÍO) indicó que en la capital quindiana cuenta con un aproximado de 66 puntos críticos en donde este tipo de servicio ilegal opera. Algunos de ellos son:

  • Barrio Yulima
  • Conjunto Residencial Bulevar Niza
  • Parques de Bolívar
  • La Clarita
  • Villa Liliana
  • La Grecia
  • Ciudad Dorada
  • Bosques de Pinares
  • Puerto Espejo, etc.

Además, también señaló que existen grupos de WhatsApp nombrados “Ejecutivos Armenia” y “Taxi” los cuales son promovidos por personas que trabajaron en plataformas digitales como UBER e incluso los mismos taxistas.

En divulgación a los diferentes medios de comunicación, García manifestó que existen entre 10 y 12 personas amenazas del gremio debido a las constantes denuncias que se han adelantado ante el Ministerio de Transporte y la Superintendencia.

“Tenemos compañeros amenazados por denunciar esta clase de situaciones y obviamente es el trabajo informal que no nos deja levantar en el tema presupuestal, no nos deja tener equilibrio entre lo que tenemos que pagar y lo que tenemos que producir (…) Si usted hace un año estaba produciendo $200.000  hoy está produciendo $140.000.”  – Agregó el representante de los transportadores.

En la actualidad existen dos decretos, el 4116 de 2008 y el decreto 2961 de 2006 que dictan medidas para controlar la prestación del servicio público de transporte en motocicletas y la circular 015 del 2017 de la Procuraduría Nacional que requiere a las autoridades de tránsito y transporte, en especial a todas las autoridades que tienen la obligación de garantizar el control operativo de todas las vías que cumplan de manera oportuna y eficiente su propósito. Obligaciones normativas que para los miembros del gremio transportador no han sido debidamente cumplidas. “Nosotros esperábamos más reacción del alcalde municipal de Armenia y de las autoridades de tránsito sin decir que no están haciendo nada, pero hace falta más actividades administrativas.” Señaló Juan Carlos García, representante del gremio transportador.

Recientemente para el municipio de Bucaramanga, la Super Intendencia de Transportes dio inicio a un proceso administrativo sancionatorio para el organismo de tránsito de la capital santandereana debido, a algunas irregularidades administrativas entre las que se encuentra la omisión de medidas para contra atacar el fenómeno de la ilegalidad.

Pero, aunque poco a poco, las soluciones paliativas se han ido pronunciado, el transporte informal sigue ganando. Para Pablo Andrés Márquez gerente de la Administradora de Taxis del Quindío (ADMITAXI) las utilidades para el gremio se han visto reducidas de un 40 a 50%, siendo los más perjudicados los conductores.

“Antes teníamos muchos taxis en dos turnos, en el momento ya nos toca trabajarlos en un solo turno porque, en las noches ya no encuentran los suficientes pasajeros para poder hacer una entrega y los gastos del vehículo y obviamente para que le queden a ellos.” – comentó.

Inseguridad

Por otra parte, la inseguridad el departamento para el gremio transportador también es inacabable. Aunque la Policía Quindío reporta en lo que va del año un total de 13 atracos, desde la ASOTRAQUINDÍO se estima que son muchos más, varios de ellos por hurtos menores como robo de celulares o de entregas de $70.000 a $100.000.

Bertulio Ruíz Ruíz, Gerente Cooperativa de motoristas de Quimbaya expresó, por ejemplo, que sus trabajadores se encuentran totalmente expuestos, ya que muchas veces no cuentan con el apoyo de las autoridades principalmente en fincas y/o veredas del Quindío.

“Nuestros conductores que están en las vías rurales están expuestos grandemente a eso. Uno trata con los alcaldes municipales con el ministerio para que tenga el pie de fuerza y controlen estas bandas delincuenciales que hay en algunas veredas de nuestra geografía, pero es imposible. Siempre argumentan que el pie de fuerza es insuficiente, que no están los mecanismos, que la inteligencia, etc.”

Para esto, la asociación de transportadores también ha hecho propuestas junto a la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío para presentar a los futuros gobernantes del territorio, varias de esas propuestas, son mecanismos ya implementado que tuvo éxito pero que lastimosamente se abandonó. “Hemos dejado tres propuestas: botó de pánico, es algo que habíamos trabajado hace tiempo y funciona perfectamente. Red de apoyo de los transportadores también ha funcionado, pero se abandonó y eso hay que fortalecerlo. Y tres que se haga unos convenios interinstitucionales para poder contrarrestar este tema que lastimosamente, son los mismos sitios, son las mismas personas”