Inicio Quindio Boa constrictor catalogada como especie translocada en el Quindío

Boa constrictor catalogada como especie translocada en el Quindío

Compartir

Aunque en 2018 se pensó en definirla como especie en conflicto por su cercanía a centros poblados, el estudio realizado en La Tebaida en 2020, por un biólogo con experiencia en herpetos contratado por la CRQ, arrojó este resultado. Según la categorización nacional del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, ya que a pesar de tener distribución natural en Colombia al Quindío llega introducida por el hombre.
La Boa constrictor es una especie trasplantada en el departamento que por ser un ofídico de gran tamaño y con amplia tolerancia ambiental se convierte en una posible amenaza para el funcionamiento de los ecosistemas donde la especie está presente y para la diversidad nativa de aves, mamíferos y herpetofauna del Quindío.


Durante el año anterior se habló de la formulación de una guía de manejo de la Boa constrictor a partir del incremento en su aparición que dejó un total de 26 individuos entre incautaciones y recuperaciones. Este documento cuenta con tres líneas de trabajo: prevención, divulgación y capacitación, investigación y monitoreo, y por último manejo y control.

La guía también incluyó el manejo de la especie Boa imperator. Sin embargo, de acuerdo con el experto, las medidas tomadas para la Boa constrictor también serían utilizadas en su caso ya que, a pesar de sus diferencias morfológicas y de distribución, se consideran dos individuos taxonómicamente cercanos por lo que fueron trabajadas en conjunto. La Boa Constrictor puede encontrarse en los andes orientales y la costa caribe, mientras que la Boa imperator en los andes occidentales.

En el marco del estudio se generaron los mapas de distribución actual y potencial en Latinoamérica, Colombia y el departamento para conocer los sitios con las condiciones ideales a los que la especie podría desplazarse, determinando que las probabilidades son moderadas para los municipios de Armenia, Montenegro, Quimbaya y Buenavista, aunque presenten características similares a La Tebaida, que obtuvo una alta probabilidad. 

La guía también incluyó el manejo de la especie Boa imperator. Sin embargo, de acuerdo al experto, las medidas tomadas para la Boa constrictor también serían utilizadas en su caso ya que, a pesar de sus diferencias morfológicas y de distribución, se consideran dos individuos taxonómicamente cercanos por lo que fueron trabajadas en conjunto. La Boa Constrictor puede encontrarse en los andes orientales y la costa caribe, mientras que la Boa imperator en los andes occidentales.

La autoridad ambiental contó con el aporte de la Universidad del Quindío en las herramientas herpetológicas necesarias para el desarrollo de la investigación en campo. Más de $ 13 millones fueron invertidos por la CRQ en la contratación del personal idóneo para esta labor.

“Para cualquier tipo de especie la comunidad es un actor fundamental. Hay que enseñar a quienes viven cerca a los sitios de aparición de boas los protocolos al momento de avistar esta especie y enfatizar en que no deben convertirlas en mascotas, situación que se ha presentado. La guía ya está formulada y será entregada a la Subdirección de Regulación y Control para el inicio de la próxima fase de ejecución y educación ambiental”, mencionó Carolina Valencia Zapata, profesional universitaria de la Subdirección de Gestión Ambiental de la CRQ.