Inicio Internacional Muere un bebé que dio positivo por coronavirus

Muere un bebé que dio positivo por coronavirus

Compartir

Un bebé que dio positivo por coronavirus falleció este sábado en Chicago, según informó el gobernador de Illinois JB Pritzker tras la confirmación de las autoridades sanitarias del estado. Es la primera muerte conocida en América y Europa de un menor de un año que se haya contagiado por la pandemia. “Esta en marcha una investigación más detallada para determinar la causa de la muerte” y si el bebé sufría otras enfermedades, aclaró el doctor Ngozi Ezike, director del departamento sanitario de Illinois. “Hoy es un día realmente duro”, continuó el médico en una rueda de prensa: “Nunca antes habíamos tenido una muerte de un bebé asociada al COVID-19”.


El anuncio del fallecimiento del menor se produjo después de las 24 horas más letales en Illinois por la pandemia, con 13 muertos más y 465 nuevos casos confirmados desde el viernes. Hasta ahora han confirmado más de 3.500 casos y 50 fallecidos. Estados Unidos superó este sábado la barrera sicológica de las 2.000 muerte  y ya registra más de 121.000 contagios, según datos de la Universidad Jhon Hopkins. “Debemos hacer todo lo posible para evitar la expansión de este virus mortal, además de protegernos nosotros, proteger a los que están a nuestro alrededor”, explicó Ezike.

Los datos sobre menores de edad contagiados por coronavirus son muy bajos. Además, según los análisis elaborados hasta ahora, los niños no parecen experimentar un riesgo alto de sufrir complicaciones graves debido a la enfermedad causada por el brote, en contraste con lo que ocurre con otros virus, como la gripe estacional. Solo se sabe de la muerte de un bebé en China, un pequeño de 10 meses que felleció en Wuhan producto del brote, según publicaron un grupo de doctores en el The England Journal of Medicine. El menor tenía otras patologías: sufría obstrucción intestinal y un fallo multiorgánico. Murió cuatro semanas después de haber ingresado en el Hospital Infantil de Wuhan.

Para los adultos mayores de 65 años el COVID-19 es un patógeno muy serio. Ellos, el 17% de la población en Estados Unidos, son los más vulnerables a esta enfermedad y el grupo demográfico donde se presenta el mayor número de fallecidos. El tercer país más poblado del planeta se convirtió este jueves en el epicentro de la pandemia, cuperando a China en el número de contagiados. En los últimos dos días duplicó los muertos, llegando a 2.010.

Un estudio preliminar publicado por el Centro de Prevenciones y Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), tomando en cuenta los casos en Estados Unidos desde el 12 de febrero al 16 de marzo, revela que la mortalidad en los mayores de 80 fue de un 10% a un 27%, seguido del 3% al 11% entre las personas de 65 a 84 años. Un 1% a 3% entre los de 55 a 64 años, y menos de un 1% entre los de 20 a 54 años. Hasta entonces, ningún menores de 19 años había fallecido.

EL PAÍS

Publicidad