Inicio Internacional Litigio entre Colombia y Nicaragua por espacios marítimos

Litigio entre Colombia y Nicaragua por espacios marítimos

Compartir

La Corte Internacional de Justicia, CIJ, leerá el próximo jueves la decisión sobre uno de los dos litigios que tiene abiertos entre Colombia y Nicaragua conocido como el ‘Incumplimiento’ por la disputa del mar, una altercado entre las dos naciones por la que en 2012  Colombia perdió un pedazo del océano, cercano al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.


PUBLICIDAD

El caso por el que Nicaragua demando al país afirmando que la Casa de Nariño no cumplió con la obligación de cambiar los límites marítimos, y replantear la modificación del mapa con sus características respectivas.  

A partir de lo determinado el próximo 21 de abril, entran en consideración diferentes aspectos.

-Primero, que Colombia vuelva a pedirle a Nicaragua una negociación como la que fracasó en 2012 tras la decisión de los togados.

-Segundo, que se hagan ajustes en el ordenamiento interno para que el cambio de los límites no dependa de un tratado internacional, versión en la que se había excusado el país en estos años para no aplicar los cambios.

-Tercero, que se le pida a Colombia obrar internacionalmente como si ese límite sí se hubiese modificado, a pesar de que no cambie internamente su cartografía.

¿Cómo inició la disputa?

Hasta antes de la decisión de 2012 la frontera marítima colombiana terminaba en el meridiano 82, pero el tribunal con sede en La Haya determinó correrla hasta el meridiano 80 en su sentencia de noviembre de 2012, manteniendo  la soberanía nacional sobre los islotes que pertenecen a esa zona turística.

Por tanto, la inconformidad de Nicaragua se debe a que Colombia no cambio su cartograafia y continuo desarrollando actividades actividades en la zona: la Armada navega por el lugar, las comunidades raizales pescan y el Gobierno autoriza a empresas robustas a captar animales para venderlos para consumo humano.

¿Qué entra en juego?

Los derechos de Colombia entran en juego, pues el área cercana al archipiélago ha sido una de las principales zonas turísticas. El problema principal radica en la porción del océano en la que el país llegaría a ejercer un control, una decisión que afectaría e indispondría al gobierno nicaragüense, pues sus aguas se verían invadidas. }

Fuente consultada: El Colombiano

Publicidad