Inicio Europa Líderes mundiales y cientos de miles de franceses marchan contra el terrorismo...

Líderes mundiales y cientos de miles de franceses marchan contra el terrorismo en París

Compartir
marcha paris

La Plaza de la República luce atestada de gente, convocada para repudiar los dos atentados islamistas que sacudieron a Europa la semana pasada. Entre los mandatarios extranjeros están Benjamin Netanyahu y Mahmoud Abbas Casi 50 presidentes y primeros ministros encabezan en París una multitudinaria marcha contra el terrorismoCrédito: Reuters2 de 16Casi 50 presidentes y primeros ministros encabezan en París una multitudinaria marcha contra el terrorismo


 

La marcha transcurrirá en silencio, será una muestra de solidaridad y reflejará el profundo shock que se sintió en Francia y en todo el mundo por el peor atentado islamista en una ciudad europea en nueve años.

El objetivo de la movilización es rechazar los episodios terroristas desatados en el país a partir del atentado contra la revista Charlie Hebdo.

Se adoptaron todas las medidas para que esta manifestación pueda desarrollarse en un clima de recogimiento, respeto y seguridad, dijo el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.Crédito: AFP13 de 16

“Se adoptaron todas las medidas para que esta manifestación pueda desarrollarse en un clima de recogimiento, respeto y seguridad”, dijo el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Cientos de miles de personas estaban ya congregadas en París horas antes de empezar la manifestación de homenaje a las víctimas de los atentados que dejaron 17 muertos esta semana en Francia, en la que participan unos 50 dirigentes políticos del mundo entero.

“París es hoy la capital del mundo. Todo el país se elevará hacia lo mejor que tiene”, declaró el presidente François Hollande ante el gobierno, poco antes de manifestarse en la marcha, que empezó oficialmente a las 14:00 GMT y en la que se calcula más de un millón de participantes.

Esta manifestación “debe demostrar el poderío y la dignidad del pueblo francés, que va a gritar su amor por la libertad y la tolerancia”, dijo Hollande.

La plaza de la República, inmensa explanada de la capital en la que caben decenas de miles de personas, estaba ya abarrotada dos horas antes de empezar la manifestación.

El gobierno francés desplegará unos 5.500 efectivos, policías y soldados en el marco del plan antiterrorista

El palestino Mahmoud Abbas y el israelí Benjamin Netanyahu acompañaban al presidente francés François Hollande, así como los dirigentes de numerosos países europeos, incluyendo la alemana Angela Merkel, el británico David Cameron y el español Mariano Rajoy.

Con expresión grave, todos ellos marcharon en fila cerrada y tomados del brazo. La manifestación estaba encabezada por familiares y allegados de las 17 víctimas que murieron en los ataques.

Una media hora después, los dirigentes políticos extranjeros y las numerosas personalidades políticas francesas que participaban en la marcha mantuvieron un minuto de silencio en homenaje a las víctimas.

Por su parte, los manifestantes enarbolaban pancartas con consignas de resistencia, como “Empuñen sus bolígrafos”, “Libertad, igualdad, dibujad, escribid” y la ya célebre frase “Yo soy Charlie”.

La multitud se congregaba también en las calles adyacentes y la plaza de la Bastilla, por la que está previsto que pase la manifestación. Bajo un sol radiante en pleno invierno, los manifestantes cantaban “La Marsellesa”, el himno nacional francés, y gritaban “¡Charlie, libertad!” y “¡Viva Francia!

Lassina Traoré, un francés musulmán de origen africano, de 34 años de edad, dijo a la AFP que se manifiesta para “reafirmar los valores de Francia, libertad e igualdad”. Esta marcha es “un verdadero signo de la fuerza de Francia. Francia es fuerte, está unida contra todos” los que cometieron atentados, agregó.

El gobierno francés desplegó unos 5.500 efectivos, policías y soldados en el marco del plan antiterrorista Vigipirate y unos 150 agentes vestidos de civil protegen a las personalidades extranjeras, con el apoyo de motociclistas y francotiradores en los tejados.

“Se adoptaron todas las medidas para que esta manifestación pueda desarrollarse en un clima de recogimiento, respeto y seguridad”, dijo el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Los hermanos Said y Cherif Kouachi, autores de la matanza del miércoles en la revista satírica Charlie Hebdo en la que fallecieron 12 personas, murieron el viernes en un asalto de las fuerzas de seguridad en la localidad de Dammartin-en-Goele, al noreste de París.

Casi al mismo tiempo, Amedy Coulibaly, responsable del asesinato de una policía el jueves en París, murió en otro asalto de las fuerzas del orden en París, en una tienda de alimentación kósher donde había tomado rehenes y había matado a cuatro personas.

El sábado unas 700.000 personas invadieron las calles de Francia para rendir homenaje a las 17 víctimas de los ataques yihadistas.

De Toulouse (sur), donde se reunieron 100.000 personas, hasta Nantes (oeste), donde desfilaron más de 30.000 personas, las reuniones espontáneas se multiplicaron en muchas ciudades del país.

“Yo soy musulmán y yo soy Charlie, Francia, mi patria”, “yo soy judío y yo soy Charlie” o “yo soy antirracista”, podía leerse en las pancartas de los manifestantes en Toulouse, junto a portadas del semanario satírico Charlie Hebdo.

Los atentados conmocionaron a los franceses y al mundo y el eslogan “Yo soy Charlie” recorrió rápidamente el planeta.

El balance de los atentados no tiene precedentes en los últimos 50 años en el país y abre interrogantes sobre los dispositivos de seguridad, en un contexto de intenso debate sobre el papel del islam y de la inmigración en Francia.

“Hay un fallo, es evidente. Cuando hay 17 muertos, es que se han producido fallos”, reconoció el primer ministro francés Manuel Valls.

Los investigadores siguen el rastro de la compañera de Coulibaly, Hayat Boumeddiene, y fuentes policiales indicaron el sábado que esta mujer de 26 años había viajado a Turquía “a principios de enero”, antes de los ataques. Una fuente de seguridad turca indicó que la joven, quien llegó a ese país “el 2 de enero”, “se encuentra probablemente en Siria”.

Coulibaly, cuyos padres eran de origen malí, justificó su acción ante sus rehenes por la intervención militar francesa en Malí y los bombardeos occidentales en Siria.

La madre y las hermanas de este último condenaron los atentados y presentaron “su más sentido pésame” a las familias de las víctimas.

Por su parte, los dos hermanos Kouachi, franceses de origen argelino, estaban desde hace años en la lista negra estadounidense del terrorismo. Said Kouachi se había entrenado en el manejo de armas en Yemen en 2011.

Fuente: infobae,com / AFP