Inicio Educación A la Universidad del Quindío se le concede nueva patente de invención

A la Universidad del Quindío se le concede nueva patente de invención

Compartir

A la Universidad del Quindío se le concedió, por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, una patente de invención por la creación titulada: “Composición para uso tópico con propiedades antimicrobiana, antiinflamatoria y antioxidante y su método de obtención”, con vigencia hasta el 13 de septiembre del año 2038.


La nueva patente corresponde a una crema o ungüento cuya composición obedece a la mezcla de tres componentes: Aceite esencial extraído de la planta Orégano de Monte (Lippia origanoides), un colorante natural tomado de la planta Cúrcuma longa, y un péptido de defensa del hospedero proveniente del Escarabajo coprófago (Oxysternon conspicillatum); composición que brinda resultados efectivos en el manejo de heridas para contrarrestar infecciones.

Como producto de casi dos décadas de ardua labor investigativa, la invención se le adjudicó a los doctores Leonardo Padilla Sanabria, Germán Alberto Téllez Ramírez y Jhon Carlos Castaño Osorio, en conjunto con el magister Andrés Felipe Martínez Patiño, adscritos al Grupo de Investigación en Inmunología Molecular (GYMOL) de la Facultad de Ciencias de la Salud, grupo que hace parte del Centro de Ciencias Biomédicas.

“Los países miembros otorgarán patentes para las invenciones, sean de producto o de procedimiento, en todos los campos de la tecnología, siempre que sean nuevas, tengan nivel inventivo y sean susceptibles de aplicación industrial”, indicó el superintendente de Industria y Comercio, Andrés Bernardo Barreto González. En igual sentido, los titulares tendrán los derechos y las obligaciones establecidos en las demás disposiciones legales vigentes sobre propiedad industrial.

Grupo de Investigación en Inmunología Molecular (GYMOL)

Esta se convierte en la segunda patente otorgada al grupo de investigación GYMOL en el campo de la Biotecnología Roja, que obedece a la biotecnología aplicada a los animales y seres humanos en procesos médicos, pues la primera fue concedida en el año 2015, denominada ‘Péptido antimicrobiano de la familia de las crecropinas contra bacterias multirresistentes’, un antibiótico efectivo contra bacterias que tienen la connotación de ser resistentes a los antibióticos convencionales de uso hospitalario.

Publicidad