Inicio Deportes Quindio “Lazaga me engañó”: Ulises Arrieta

“Lazaga me engañó”: Ulises Arrieta

Compartir
unnamed 1_2

El árbitro Ulieses Arrieta que se encuentra en la picota publica tras el gol convertido por Marco Lazaga frente a Deportes Quindio y que le significó el ascenso del Cúcuta Deportivo a la división A, se confesó con El Heraldo acerca de esa incómoda situación y lo sucedido en la capital de la república.


A pesar de lo sucedido en el terreno de juego del estadio Metropolitano de Techo de Bogotá, Ulises Arrieta mantiene la tranquilidad porque considera que lo sucedido fue un error humano y no de la mala fe.


Así lo dejo a entrever el juez central al medio escrito barranquillero: “Aquí hay dos cosas muy puntuales. Primero, hubo un balón en picabarra. En ese instante, volteo la mirada hacia el asistente de línea (Wilson Berrío) y no sanciona nada con relación a si el balón entró o no, cuando vuelvo a ver la acción ya la pelota está dentro. Por eso no vi la mano del delantero”.

Sostuvo que se vio en la obligación, cuestión de milésimas de segundos, tomar una decisión sobre la jugada que se origina en la portería del Deportes Quindio: “Exactamente. Fue una cuestión de milésimas de segundos”.

Pese a los reclamos del banco técnico de los cuyabros sobre la mano del delantero rojinegro, el silbato dijo que se dio cuenta de los sucedido, pero que no fue suficiente como para echar para atrás su decisión: “Sí, pero eso no era suficiente motivo como para retractarme en mi decisión”.

Y de inmediato se volteo para apoyarse sobre el juez de línea Humberto Clavijo que sanciona la mano, pero que no tenía la suficiente claridad para anular el tanto de Marco Lazaga: “Él me pregunto: ¿qué viste? Y luego me dice que vio una mano, pero que no alcanzó a divisar si fue de un defensor del Deportes Quindío o de un jugador de Cúcuta Deportivo”.

En medio de la confusión en el área quindiana, Arrieta no tuvo otra salida que validar la anotación que convirtió el goleador del “doblemente glorioso” sobre el marco defendido por Oscar Ramos: “Me mantuve porque desde mi perspectiva no vi la mano y ninguno de mis asistentes me pudo contradecir. Si hubiese una información clara y contundente en contra de mi punto de vista, yo me hubiese retractado”.

Ya estando en el vestuario del escenario capitalino, vinieron las lamentaciones por el error cometido tal como acota el árbitro a El Heraldo: “En el camerino nos comenzaron a mandar los videos vía celular y ahí sí me di cuenta de mi error, de los sucedido nos equivocamos todos”.

Y luego vinieron los cargos de consciencia por el gol que significó el regreso de los de la frontera a la máxima división y la permanencia de los cafeteros del Quindio en la B: “Que el jugador me engañó y que ese error iba a definir un partido que estaba siendo bien llevado y lamentablemente todo cambió por eso”.

En torno a si han llegado amenazas de muerte tras el juego disputado en Bogota, Ulises manifestó que: “No, gracias a Dios no he tenido que vivir una situación de esa índole y nadie tampoco lo intentó hacer antes de este partido”.

Y dijo que no siente temor porque no hay la mala fe en dicha acción y que fue punto de polémica tras los cuadrangulares disputados en la capital por el grupo A: “Cuando uno actúa con lealtad no tiene por qué tener temor. Me siento tranquilo al haber podido admitir y reconocer mi error ante las personas adecuadas. También me deja esto saber que equivocarme en esta profesión va a afectar a muchas personas. Esa es la mejor lección que me deja esto”.

Más allá de lo que esto puede afectar su carrera como árbitro profesional, Arrieta sigue trabajando con miras a una próxima designación en la temporada que se avecina en la Liga Colombiana: “Sigo trabajando con tranquilidad, sabiendo que este error me tiene que hacer mejor árbitro y aceptaré con humildad cualquier decisión que tome la comisión arbitral. Sé que venía llevando una buena carrera arbitral”.

Por último se refirió a la lección de vida y de fútbol que le genero esta amarga experiencia: “Esto me debe servir para ver las cosas con mayor detenimiento, saber qué debo hacer y tomarme más tiempo para algunas decisiones”.

NUEVO ESTADIO