Inicio Salud Prevenir la presencia del virus del ZIKA, es prevenir afecciones futuras en...

Prevenir la presencia del virus del ZIKA, es prevenir afecciones futuras en nuestros bebés

Compartir

Según el Ministerio de Salud y la Protección Social, y el Instituto Nacional de Salud, una de cada 1000 mujeres embarazadas con Zika puede tener un niño con alteraciones neurológicas. En Colombia, un embarazo que tenga de por medio la presencia de esta enfermedad debe ser considerado de alto riesgo.


Desde el inicio de la transmisión de la enfermedad en nuestro país se han confirmado, por laboratorio, 14 casos de gestantes con Zika y 202 más se reportaron como sospechosos. Estos últimos deben permanecer en seguimiento hasta el nacimiento para confirmar o descartar alteraciones neurológicas del recién nacido.

Hasta el 20 de enero, Colombia tenía 13.531 casos notificados de ZIKA, 776 confirmados por laboratorio, 10.837 por clínica y 1.918 permanecían como sospechosos. En Armenia  aún no se confirma la presencia de la enfermedad, pero los casos que han sido sospechosos para el virus han sido tratados con toda rigurosidad para descartar su presencia.

Como medida preventiva la Alcaldía de Armenia recomienda a las madres gestantes primordial atención cuando presente síntomas característicos de la enfermedad como: fiebre, malestar, ojos rojos, dolor de cabeza, brote e hinchazón. Si esto ocurre, inmediatamente se debe consultar con los servicios de salud y no auto medicarse. Deben Procurar usar toldillo a la hora de descansar, ropa que cubra la mayor parte del cuerpo y repelente.

Las mujeres en embarazo que presenten algunos de estos síntomas, deben ponerse en contacto con la dependencia de salud municipal para realizar el análisis y contribuir con el préstamo del toldillo.

De igual manera, la mejor forma de evitar la aparición del mosquito es eliminar las aguas estancadas, lavar tanques constantemente y no acumular elementos que puedan recoger agua.

La presencia de la enfermedad y de mosquito en Colombia es una realidad, depende de nosotros convertirnos en los principales actores para prevenir que el impacto en nuestra ciudad sea el menor posible.