Inicio Salud Linfoma: el cáncer que se esconde tras los síntomas comunes de la...

Linfoma: el cáncer que se esconde tras los síntomas comunes de la gripa

El próximo martes se celebra el Día mundial del Linfoma, una enfermedad que registra 2.802 casos nuevos al año en Colombia, y de difícil diagnóstico por la similitud de sus indicios con los de una gripe.

Compartir

Sudoración, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, pérdida de peso y ganglios e inflamados pueden confundir un diagnóstico oportuno de esta enfermedad, por lo cual durante esta fecha se buscará brindar información que permita un diagnóstico prematuro que salve la vida del paciente. 


Esta patología afecta el sistema linfático que forma parte del sistema inmunitario del organismo y ayuda a filtrar y expulsar al exterior bacterias, virus y sustancias no deseadas.

es el quinto tipo de cáncer más común que se presenta en adultos jóvenes, entre 20 y 30 años, y usualmente su manifestación va acompañada de la inflamación de ganglios que comúnmente no se inflaman como son los que se ubican en las axilas, ingle y cuello.

A propósito del tema, cabe anotar que de acuerdo con la Coalición del Linfoma a nivel mundial en el que participó Colombia, el 85% de los casos de linfoma fueron diagnosticados un mes después de presentados los síntomas.

Paola Omaña Orduz, médico del Servicio de Hematología de la Fundación Universitaria Ciencias de la Salud (Fucs), indica “este es un tipo de cáncer que se puede confundir con síntomas similares a los de la gripa, por lo que muchas veces se diagnostica tarde, sin embargo es mucho más importante identificarlo cuando está localizado en una zona del cuerpo que cuando se han propagado a otras partes del organismo”.

Aclara que existen varios tipos de linfomas y que algunos contienen un tipo de células, denominadas células de Reed-Sternberg que se agrupan bajo el nombre de linfoma de Hodgkin, mientras que argumenta que las demás formas de pertenecen al grupo no Hodgkin.

Es importante conocer que esta enfermedad se caracteriza por una alteración en la maduración de los linfocitos, un grupo de células que conocemos como glóbulos blancos y que se alojan en los ganglios linfáticos.

La especialista enseña que la enfermedad de Hodgkin es un tipo de cáncer que se origina en los linfocitos B, en la cual se observa que los ganglios linfáticos crecen sin producir dolor y de forma lenta, sin infección aparente.

Dice que sus síntomas se descubren al notar un agrandamiento o inflamación en el cuello, pero a veces en la axila o en la ingle.

Por su parte, asegura que el linfoma no Hodgkin es un cáncer de los linfocitos B y T que se encuentran en los ganglios linfáticos, el bazo y otros órganos del sistema inmunitario, los cuales son más agresivos, pero potencialmente curables.

Afecta con mayor frecuencia a los adultos mayores de 50 años, de acuerdo con la doctora, quien advierte que los hombres lo presentan más frecuentemente que las mujeres, aunque los niños pueden igualmente registrar de algunas formas de este linfoma.

En la opinión de la médica, algunos factores de riesgo que se deben tener en cuenta para sospechar del padecimiento, aunque todavía no están claras las causas, es el tener afecciones que debilitan el sistema inmunitario, como el Sida.

Tomar medicamentos depresores del sistema inmunitario tras un trasplante de órganos, exponerse a determinados virus, como el virus Epstein-Barr y tener un hermano afectado por la enfermedad son otros aspectos que se deben tener en cuenta.

En cuanto al tratamiento, Omaña Orduz justifica que este depende del tipo de linfoma, por lo cual puede variar con quimioterapia, radioterapia o ambas si así se requiere.

Al develar que existen 35 tipos de este cáncer, resalta la importancia de identificar qué tipo es el que presenta la persona, para clasificarlo dentro de un grupo concreto y establecer el tratamiento específico a esa enfermedad ya que es de tiempos y cuidados oportunos.

Publicada porCOLPRENSA, BOGOTÁ

COLPRENSA