Inicio Sociedad El mejor papá: llevó a su hijo con parálisis a una pista...

El mejor papá: llevó a su hijo con parálisis a una pista de skate y el resultado fue único

Llevó a su pequeño hijo de ocho años a un parque en California y se animó a rodar con su silla por las rampas. La felicidad del niño por realizar algo "fantástico"

Compartir

La historia recorrió los Estados Unidos de costa a costa. Es el regalo que un padre le hizo a su hijo de ocho años con una parálisis cerebral que lo imposibilitó de hacer la vida de los demás niños. Es la historia de Jared Edmunds y su hijo Atticus en una parque de rampas de skate.


Fue allí donde Jared llevó junto con su mujer Tresa al pequeño a disfrutar como los demás de una jornada a pleno sol rodando por una de las tantas pistas que pueden encontrarse enSacramento, California. “Él ama la acción, ama moverse, no puedes ir lo suficientemente rápido para este chico“, señaló su madre la encargada de la grabación que se volvió viral en todo el mundo a partir de su publicación.

En este primer video, Atti aparece sin casco. Era la primera vez que sus padres lo llevaban a una pista de skate. Ahora está equipado

La parálisis cerebral que padece Atti le impide mover sus músculos como él quisiera. Es por eso que debe vivir sujeto a su silla de ruedas. Es en ella donde se monta para que su padre lo lleve a toda velocidad por las rampas de la pista de skate, mientras los demás niños del parque siguen con sus actividades. Allí se siente uno más.

En el video, que Tresa publicó a su blog ReeseDixon.com, puede verse al padre ir una y otra vez con su pequeño por las trampas que aparecen en el parque. La felicidad de Atti es indescriptible. La de sus padres, también. La historia fue replicada por los más importantes canales de noticias de los Estados Unidos. ABC y Fox fueron los primeros en publicar el video. Luego siguieron sitios de noticias como USA Today, AOL y Buzzfeed, entre otros tantos.

Luego de ver los resultados que esta experiencia había tenido en Atti, sus padres decidieron volver una y otra vez al lugar. Ahora van más preparados. Como cualquier otro pequeño, Atti lleva su casco y Jared va con ropa más deportiva, listo para hacer feliz a su hijo y demostrar que no hay límites para ello.