Inicio Sociedad Cinco claves para proteger a los niños de los peligros en la...

Cinco claves para proteger a los niños de los peligros en la red

Compartir

Diana, mamá primeriza de una bebé de apenas 2 años, lo dice con una mezcla de perplejidad y preocupación: “No quiero que mi hija sea una adicta a internet. Y procuro que no esté expuesta a la fiebre de las redes sociales. Pero con un par de veces que me descuidé, ella tomó el celular y aprendió a manejar Youtube. Ella solita ya sabe llegar a esa aplicación y buscar los videos de canciones que le gusta ver”.


Su preocupación es la misma que comparten millones de padres en el mundo entero, que se sienten sobrepasados por la avalancha de tecnología a la que están expuestos sus pequeños hijos desde los primeros días de vida.

La alerta por el tenebroso juego de ‘La ballena azul’, los videos de pornografía con cómics como Peppa Pig, las redes de tráfico de menores, el uso indebido de fotos de niños subidas inocentemente a Facebook por sus padres, demuestran que hay razones justificadas para ser precavido.

Pero, entonces, ¿cómo actuar si la tecnología llegó para quedarse? Las respuestas varían dependiendo de las convicciones de cada uno.

Hay quien decide que sus hijos no tendrán acceso a un celular hasta cuando tengan más de 14 años. Bill Gates, según confesó, hace parte de esa lista. Y hay quien, erradamente, cree que es mejor que lo tengan de una vez, porque así no se van a sentir “menos que sus amiguitos”.

Los expertos en el tema sostienen que lo más prudente es mantener una posición intermedia, puesto que la tecnología no es en sí misma una enemiga, y lo que corresponde a los papás es prepararse para regular su uso. Y estas son algunas claves para lograrlo:

1. Camilo Gutiérrez, Jefe del Laboratorio de Investigación de la firma de seguridad informática Eset Latinoamérica, dice que es necesario que los padres aprendan a instalar y usar aplicaciones de control parental en sus equipos y los de sus hijos. Estas herramientas permiten que los padres conozcan y limiten el tipo de contenido web que un menor puede ver en la computadora o el celular.


Por ejemplo, se puede filtrar contenido relacionado con palabras soeces, pornografía o servicios que impliquen gastos de dinero. “No es necesario espiar ni invadir la privacidad de los niños, ya que estas herramientas apuntan a asegurarse de que visitan los contenidos adecuados”, asegura.

2. Los papás, especialmente los de hijos más pequeños, deben instalar YouTube Kids para descartar contenido inapropiado. Esta es una aplicación gratuita de Google pensada para que los más pequeños puedan descubrir videos, canales y listas de reproducción apropiados para su edad.

Funciona de manera muy similar a YouTube, con la diferencia de que antes del primer uso los padres deben configurarla para personalizar el contenido que se mostrará. Por ejemplo, se puede desactivar la posibilidad de que los niños hagan búsquedas desde su perfil, o configurar un reloj temporizador estableciendo el tiempo máximo que pueden pasar utilizando la aplicación.

Además, se puede habilitar el ‘modo restringido’, que permite filtrar contenido potencialmente inadecuado.

3. No se debe dejar solos a los niños con los dispositivos. Si en casa solo hay un computador para uso compartido, éste debe estar en un lugar común al que los adultos puedan acceder para ver qué está pasando y supervisar los tiempos de conexión de los niños.

Si bien es más difícil monitorear el uso de Internet cuando los chicos tienen su propio celular y lo usan en privado, los adultos deben tratar de acompañarlos en cada momento de su experiencia online. Si esto no es posible, se debería al menos verificar con cierta periodicidad qué sucede cuando están solos utilizando Internet.

4. Roberto Martínez, Analista de Seguridad de la firma de seguridad informática Kaspersky Lab, dice que es preciso limitar el tiempo de conexión de los niños. “A menudo ellos pierden la noción del tiempo cuando juegan con un dispositivo. Una herramienta como Kaspersky Safe Kids le ofrece a los padres la posibilidad de especificar límites en cuanto al tiempo que se puede utilizar un dispositivo o seleccionar horas específicas en ciertos días de la semana para usarlo”.

5. Los padres deben tener claro que los niños menores de 13 años no deberían tener acceso a ningún tipo de red social. Esa es, por lo menos, la edad límite en Facebook e Instagram. A partir de esa edad, en caso de que ingresen a ellas, los papás deben saber en cuáles navegan, qué tipo de aplicaciones de chat usan y en qué sitios de entretenimiento juegan.

Cuidado con…

Kaspersky Lab sostiene que uno de los errores más comunes de los papás es creer que no necesitan de grandes medidas de seguridad, sin tener en cuenta que, además de los virus, existen otras amenazas más peligrosas en la web.

Las aplicaciones son potencialmente peligrosas, por ejemplo aquellas que contienen escenas de violencia. Los papás deben restringir las aplicaciones que un niño puede instalar o abrir, por edad y categoría (por ejemplo, juegos, tiendas en línea, entretenimiento).

Configure el acceso restringido a sitios con contenido no deseado y explíqueles a sus hijos por qué no deben publicar la dirección de su casa o hacer ‘check in’ en redes sociales cada vez que visitan un lugar. Los cibercriminales pueden usar la información para atacarlos.

Asegúrese de que su hijo entienda que solo debe hacerse amigo de las personas que conoce en la vida real. La única excepción podrían ser las páginas de figuras públicas o comunidades.

POR: COLPRENSA-EL PAÍS