Inicio General Santos suspende licitación de la empresa que rescatará al Galeón San José

Santos suspende licitación de la empresa que rescatará al Galeón San José

Compartir
Foto: Presidencia

Así lo dio a conocer el presidente Juan Manuel Santos, quien se refirió a que no se ha resuelto una acción popular que cuenta con la intervención de varios académicos y expertos en el tema, quienes aseguran que una licitación público privada no es la vía correcta para el rescate.



Al rescate del galeón San José se le acaba de atravesar otro problema que alargará el tiempo para que el tesoro salga a la superficie. El presidente Juan Manuel Santos acaba de anunciar que suspendió el proceso de licitación que se llevaba hace más de un año para dar con la empresa que rescatará el navío de aguas colombianas. Hoy, precisamente, era la fecha en que se tenía que anunciar a los encargados del rescate.

Según explicó el primer mandatario, la determinación se toma pues todavía hay un proceso judicial en desarrollo que no se ha resuelto. “Es una muestra de nuestro compromiso con el patrimonio y con las leyes colombianas y con la historia”, señaló el presidente Santos haciendo referencia a una acción popular que llegó hasta el Tribunal Superior de Cundinamarca no se ha resuelto todavía. 

“Hemos antepuesto los intereses culturales y científicos a cualquier otra motivación. Es así que hoy entregamos un sitio arqueológico sin intervención alguna, enriquecido, en cambio, de conocimientos, y con un modelo completo de gestión que incluye los recursos económicos necesarios para su intervención científica y, como lo dije desde el primer día, para el disfrute y conocimiento de todos los colombianos”, señaló el primer mandatarios.

La acción judicial que motivó esta determinación de la Presidencia fue presentada por César Augusto Duarte Acosta. En el documento busca que el Ministerio de Cultura y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh) no tengan la posibilidad de crear una asociación público privada (APP) para el rescate del tesoro, como se está haciendo. Especialmente, que no se acuerde ningún pago con un porcentaje de los bienes que se extraigan del galeón. 

Uno de los mayores temores que se ha presentado en el proceso de rescate del navío, hundido en 1708 por un barco inglés en la bahía de Cartagena, es que sus despojos queden en manos de los cazatesoros. “La historia no nos perdonará que unos nuevos y sofisticados conquistadores, conocidos, en palabras de la Unesco, como cazatesoros, con artilugios y supuestos beneficios de tanto valor como los seductores espejitos de aquella azarosa época, nos vuelvan a saquear, apropiándose en una rapiña del Galeón”, dice la acción popular.

Además de este temor, quienes han seguido de cerca el proceso, desde 2015 cuando el presidente Santos anunció que habían encontrado el Galeón, aseguran que el proceso de licitación tampoco ha cumplido con las reglas que se deben seguir en este tipo de casos. Uno de los ejemplos de estas posibles irregularidades es que a la licitación solo se presentaron dos empresas: una quedó en el concurso pero la otra se retiró pues, según sus abogados, no había transparencia ni igualdad de condiciones para seguir en el proceso.

El presidente Santos se refirió a la importancia del trabajo realizado desdeel hallazgo del barco. “Con la información lograda sabemos, entre otras cosas, que el Galeón sí explotó durante la batalla con el Comodoro Wager y muchos detalles de alto valor histórico como los que se derivan de la identificación de una vajilla china, o la existencia de pruebas del intercambio de productos continentales que se deriva de vasijas de orígenes diversos. La maravilla de los cañones de bronce y las inigualables cureñas han sido estudiadas con atención. Todo esto, de valor invaluable, se les entrega a los colombianos y al nuevo gobierno de manera integral”, dijo el mandatario.

Con esta determinación, el gobierno de Iván Duque será el que tome las riendas del caso para saber cuál es el paso siguiente que se debe dar para ver el testoro por fuera del agua. Mientras tanto, se espera el pronunciamiento del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y la determinación que haga la única empresa que estaba en la licitación: la empresa británica Maritime Archaeology Consultins SwitzerlandAG (MACS).

El Espectador