Inicio Nacionales ‘Raúl Reyes’ pedía niñas como escoltas personales para tenerlas más cerca y...

‘Raúl Reyes’ pedía niñas como escoltas personales para tenerlas más cerca y violarlas

Compartir

Las revelaciones hacen parte del informe ‘La guerra inscrita en el cuerpo’, en el que el Centro de Memoria Histórica documenta que 15.076 personas fueron víctimas de violencia sexual en 50 años de conflicto, y cómo los grupos guerrilleros y paramilitares convirtieron a las mujeres en objetos.


El caso particular de ‘Reyes’ se destaca porque era uno de los “intocables” en las Farc, y nunca fue objeto de los castigos que, en teoría, se aplicaban a los militantes que violaban mujeres, en especial niñas y adolescentes víctimas de reclutamiento forzado.

“No es preciso un aval explicito, pero hay un silencio al interior del grupo armado sobre el uso de la violencia sexual por parte de ciertos frentes. Hay unos privilegios en las jerarquías del grupo”, explicó en Blu Radio Rocío Martínez, coautora del informe.

“Lo de ‘Reyes’ ‘era un secreto a voces’. El poder del jefe guerrillero ‘era suficiente para amedrentar y asegurar el silencio y la continuidad de sus acciones’”, dice el texto citado por El Tiempo.

El documento recoge el testimonio de una de las mujeres que sufrió estos abusos desde los 9 años, cuando fue reclutada en Putumayo, y permaneció en la guardia personal de ‘Reyes’ durante 16 años.

Aparece identificada como ‘Gina’, y contó: “Él [‘Reyes’] siempre llevaba su doble intención, porque a él le gustaba cogerlo a uno que para escolta, siempre tenía muchachas así y después abusar de uno, a él le gustaba abusar de las muchachas que llevaba”.

En el crudo relato esta mujer señaló que le tocó ver cómo le hacía lo mismo a todas las menores que estaban cerca de él: “Y pues no fui solo yo: cada niña que llegaba él la cogía para escolta, las tenía un poco de tiempo y después cuando a él le daba rabia o algo con ellas pues las sacaba, ya para otros oficios”.

El informe también confirma que entre los vejámenes a los que las mujeres eran sometidas estaba la obligación a abortar si quedaban embarazadas. Era una política de las Farc.

‘Gina’ también recordó que ‘Reyes’ les advertía que “allá se hacía lo que él dijera”, y no lo que ellas quisieran. Según dijo, en una ocasión les dejo claro que no tenían otra opción: “Una compañerita mía, una de las que entró cuando yo entré. Pues lo que fue ella y yo tratamos de resistirnos. A mí me pegó una cachetada la primera vez que él quería estar conmigo y yo no quería; me pegó una cachetada y me insultó”.

En el texto que recoge el diario, ‘Gina’ contó que las dos empezaron a llorar y además se contaban entre ellas que ‘Reyes’ les hacía pasar por el mismo maltrato.

La mujer finalizó: “Al siguiente día ‘Reyes’ dijo: ‘¿quieren morirse o vivir?’ […] Nos sentaba a las dos. Nos decía: ‘hoy tengo que estar con una de ustedes y mañana con la otra”. Y así fue. Y así nos tocó, porque qué más’.

Otros casos

Con ocasión del mismo informe, la periodista Claudia Palacios escribió una columna que tituló ‘La paz con las mujeres está pendiente’ en la que asegura que la colombiana es una “sociedad que incuba violencia contra la mujer, en todos los ámbitos”. Además recogió testimonios de abusos por otros grupos armados.

Uno de ellos es el de Liliana, que cuenta que su hermano la tocaba desde los 7 años, y cuando decidió contarlo a sus padres, la culparon a ella. Debido a esto decidió irse de su casa con “el primer hombre que apareció, un miembro del Eln, que al enterarse de lo que ella había vivido la puso al servicio de otros guerrilleros para que la violaran, incluso estando en embarazo”.

Con los paramilitares era igual. Otro de los relatos que recoge Palacios es el de Ilda, y la violación de la que fue víctima por 16 de ellos: “Después de haber pasado eso, fue una tortura muy grande; me motilaron con una navaja, me mocharon todo el pelo. Uno de ellos me metió un palo allá, me arrancó un pedazo; me jalaban los pechos, ¡me orinaban!”.

“La memoria de los hechos atroces narrados por las mujeres evidencian que todos los grupos armados ilegales, pero también la fuerza pública, han usado la violencia sexual de manera continuada y como un mecanismo para emitir mensajes muy puntuales”, concluyó Martínez en la emisora.

TOMADO DE : PULZO.COM