Inicio General Casa por cárcel para modelo capturada en Bogotá

Casa por cárcel para modelo capturada en Bogotá

Jeimy Pachón Rey, reconocida modelo colombiana, fue capturada en el aeropuerto El Dorado de Bogotá señalada de secuestrar y torturar a la también modelo Carolina Muñoz.

Compartir

La modelo Jeimy Pachón Rey recibió casa por cárcel en la noche de este jueves, tras la audiencia de legalización de captura que duró más de seis horas.


Según el juez, Pachón podría fugarse, pues posee visa para Estados Unidos vigente y deberá permanecer en el país para responder por los cargos que se le acusan.

Inicuamente, el juez había decidido dictar medida de aseguramiento preventiva en centro carcelario, pues la modelo había dado información falsa sobre su residencia, según las autoridades. Posteriormente, la defensa logró demostrar que se trataba de una familiar de la joven.

Pachón fue capturada en la tarde de este jueves cuando pretendía salir del país por el aeropuerto El Dorado de Bogotá, siendo sindicada de secuestro extorsivo y hurto calificado agravado en contra de otra modelo, Carolina Muñoz Chaparro.

El caso por el que la mujer es investigada ocurrió el 31 de enero del 2015 cuando, según testigos, la víctima fue secuestrada en un restaurante del norte de Bogotá. Según las autoridades, Pachón y su hermana gemela Claudia Deyanira, quien también es modelo, le propinaron descargas eléctricas y la llevaron en una camioneta hasta Tabio, Cundinamarca.

Allí, la sometieron a más ataques físicos y psicológicos, además la victima aseguró que la obligaron a entregar las claves de sus redes sociales y subieron fotos íntimas, antes de dejarla desnuda y sin sus pertenencias.

Hasta el momento, la otra hermana no se ha entregado a la Policía, pero es buscada en el país y con apoyo de autoridades de otros países, donde podría estar evadiendo a la justicia.

El motivo de la agresión sería porque la victima publicó en redes sociales unas fotografías de las gemelas, sin su aprobación y antes de que se realizarán cirugías estéticas.

COLPRENSA