Inicio General El Pueblo colombiano tiene que racionar energía por los apagones en Venezuela

El Pueblo colombiano tiene que racionar energía por los apagones en Venezuela

Compartir

Puerto Carreño, fronterizo con Venezuela, tiene un convenio a 20 años para el suministro de electricidad desde el vecino país



Los más de 28 mil habitantes del municipio de Puerto Carreño, capital del departamento de Vichada, fronterizo con Venezuela, son otros afectados por la crisis que atraviesa el vecino país y que ha ocasionado apagones desde principios del mes pasado. El suministro de energía, que es compartido, está en racionamiento en la ciudad colombiana debido a esa situación.

Desde el pasado 7 de marzo, cuando se dio el primer apagón nacional en Venezuela, el alcalde de Puerto Carreño, Marcos Pérez Jiménez, advirtió sobre la calamidad pública que tendría su municipio. Y es que actualmente existe un convenio bilateral suscrito desde 2003, y por 20 años, entre Colombia y Venezuela, para el suministro eléctrico al municipio fronterizo por parte de la República Bolivariana.

Las empresas IPSE y Coorpelec son las responsables y garantes del contrato de interconexión. Y Electrovichada es la compañía encargada de la comercialización de la red de electricidad en la zona, distribuida en tres circuitos. Ellos garantizan la energía al 90% de la población a través de seis plantas, por lo que no se satisface la demanda total requerida por esta.

El alcalde Pérez advirtió que la calamidad pública se extiende por tres meses, pese a que ya se restableció el suministro de energía con Venezuela, con un plan de racionamiento eléctrico y cortes programados.

El gerente de Electrovichada, Elías Pérez Naranjo, explicó que están trabajando con el Ministerio de Minas para sostener el 90 por ciento de la demanda energética de Puerto Carreño mientras llegan desde Bogotá dos plantas más contratadas para poder garantizar el 100 por ciento del flujo.

Mientras tanto, se realizan racionamientos por barrios con cortes de cuatro horas al días. Lo que ha afectado el normal desarrollo de la vida en el municipio, según se quejaron en la emisora algunos pobladores, quienes aseguran que las afectaciones se han visto reflejadas en el comercio, el trabajo doméstico, la salud y otras actividades. Incluso, la comunidad ha salido a las calles a marchar por el mal servicio recibido.

Con información de Infobae, RCN Radio y El Morichal