Inicio Locales Desarticulan red que enviaba quindianas a Corea del Sur para ser explotadas...

Desarticulan red que enviaba quindianas a Corea del Sur para ser explotadas sexualmente

Compartir
La  red de trata de mujeres, desmantelada por la Dijín,  reclutaba a sus víctimas en el Quindío y el Valle. Las víctimas de esta agrupación eran llevadas con engaños a Corea del Sur, donde las explotaban sexualmente.
La banda era liderada por un ecuatoriano, apodado como ‘Moon’, quien fue  capturado en la operación. Además, arrestaron a tres mujeres que eran las reclutadoras.
Según la investigación, “alias Moon junto con las tres mujeres captaba a sus víctimas en los departamentos de Quindío y Valle del Cauca, a través de falsas promesas de trabajo estable y buenos ingresos económicos”.
La teniente coronel  Jackeline Salazar Castellanos, jefe del área contra  los delitos sexuales y la familia de la Dijín, indicó que las mujeres, quienes tenían  necesidades económicas, eran contactadas personalmente, vía telefónica, chat o internet.
“Durante el proceso investigativo se determinó que se trata de una organización criminal dedicada a la captación, traslado, acogida y posterior explotación sexual de mujeres a nivel nacional para ejercer trabajos sexuales en el distrito de Gangnam, en Seúl,  Corea del Sur”, se indicó en un boletín.
En ese sector, agregaron las víctimas eran sometidas a tratos inhumanos como la retención ilegal de sus documentos, vivir en condiciones de hacinamiento, sin derecho a la libre locomoción o servicios médicos y el sometimiento a explotación sexual durante largas jornadas.
‘Mary’  y ‘ Salomé’  se encargaban de buscar a las mujeres en Armenia, Quindío, y ‘Cristina’ en Cali, Valle del Cauca. Las engañaban con trabajo en el modelaje en Corea y en otros casos les decían que eran trabajos de prostitución bien remunerados.
Una vez convencidas, alias Moon, el cabecilla de la red, las recibía en Bogotá, donde las hospedaba en hoteles mientras se encargaban del pasaporte y los tiquetes aéreos con destino a Corea del Sur.
Ya en este país les quitaban los documentos y las obligaban a trabajar  de prostitutas sin pagarles y en las peores condiciones. Las mujeres rescatadas le relataron a las autoridades que les cobraban multas por todo, desde por negarse a atender a un cliente o por no peinarse bien o arreglarse las uñas. De esa forma, la supuesta deuda que tenían con sus victimarios crecía.
En el 2014 dos mujeres fueron repatriadas desde Corea del Sur, al ser rescatadas de la red de traficantes. Una de las mujeres se había escapado del lugar donde las retenían y había acudido al Consulado de Colombia.
La mujer logró comunicarse vía  Whatsapp con un amigo de ella en Buga, quien contactó a un grupo de investigadores de la Dijín.
Los investigadores coordinaron con el   Ministerio de Relaciones Exteriores el rescate y repatriación de las mujeres.
Las víctimas de esta red fueron rescatadas de un ‘kareoke’ en Gangnam, en el distrito de la rumba en Seul. “Las mujeres eran exhibidas en ese sitio y al lado estaba un hotel en el que tenían para llevarlas”, explicó la coronel Salazar.
La Policía logró comprobar que esta banda llevó a Corea del Sur a cinco mujeres. Uno de los casos, incluso, fue una de las reclutadores que se convirtió en víctima.
A la mujer le dieron como incentivo el viaje a Corea del Sur, pero en este país la obligaron a prostituirse y le quitaron sus documentos. Ella fue una de las repatriadas. Sin embargo, actualmente está siendo procesada por el delito de trata de personas.
Con Información de: El País.