Inicio Internacional Descartan hallar con vida a tripulantes de submarino argentino ARA San Juan

Descartan hallar con vida a tripulantes de submarino argentino ARA San Juan

Compartir
AFP

La Armada argentina dio por terminadas este jueves las tareas de rescate de los 44 tripulantes a bordo del submarino ARA San Juan, dos semanas después de que desapareció en el Atlántico Sur, pero continúa la búsqueda del sumergible.


“Cambió de fase (de rescate) a búsqueda”, declaró el portavoz de la Armada (Marina) Enrique Balbi. A pesar de que no es posible afirmar que los 44 tripulantes han muerto, “no se encontró evidencia alguna del naufragio en las áreas exploradas” y ha transcurrido “el doble del tiempo” en que se estimaba podrían ser rescatados con vida, agregó.

En rueda de prensa en la sede de la Armada en Buenos Aires, Balbi lamentó que “a pesar de la magnitud de esfuerzos realizados no ha sido posible localizar el submarino”.

“Los motivos por los que se sustenta tal decisión son que el plan SAR tiene como misión ejecutar la búsqueda y salvamento de personas en peligro en el área marítima bajo jurisdicción argentina con el fin de preservar la vida humana en el mar que por ley nacional le compete a la armada”, remarcó Balbi.

Sin embargo, el portavoz recordó que se han barrido un total de 557.000 millas náuticas cuadradas de exploración visual y 1,49 millones de millas náuticas cuadradas de exploración radar, “sin obtener contacto con el submarino ni sus balsas salvavidas”.

No puedo ser categórico en ninguna afirmación“, respondió el vocero ante la pregunta de si eso significa que los consideran muertos. Seguirá no obstante “la búsqueda y la localización” del submarino, con el operativo internacional.

El Ministerio de Defensa y la Armada continuarán ahora con la siguiente fase, que comprende la búsqueda -ya no rescate- del sumergible San Juan en el lecho submarino en el Océano Atlántico.

“Se han dispuesto 28 buques -16 de la armada argentina-, nueve aeronaves -tres argentinas- y 4000 hombres -3200 de argentina-, con 18 países en apoyo, y a pesar de la magnitud de los esfuerzos realizados no ha sido posible localizar el submarino”, reiteró.

Balbi recordó que la zona de búsqueda se delimitó tras recibir información de organismos internacionales que daban cuenta de una “anomalía hidroacústica” en las proximidades de la última posición conocida del submarino y posteriormente confirmada por un organismo de la ONU que había detectado en las cercanías de ese lugar “un evento consistente a una explosión”.

El cambio de fase, añadió el capitán, supondrá “básicamente” en cambios en el equipamiento y personal idóneo para operar ese equipamiento.

De esta forma, el buque noruego Sophie Siem, cuya cubierta había sido modificada para llevar a bordo un minisubmarino de rescate de Estados Unidos y que puede descender hasta los 600 metros de profundidad, está regresando ya a la costa.

Por otro lado, el buque Atlantis llegará a la costa el viernes para embarcar un robot que llegará en una aeronave de EE.UU. y que permite hasta 6.000 metros de operación, mientras que esta noche zarpa un buque argentino con otro robot ruso que permite bucear hasta en 1000 metros de profundidad.

Hay cierto equipamiento que no se va a utilizar más y otro que está viniendo para sumarse”, agregó, para recalcar que se sigue barriendo y haciendo mapeo del fondo del océano, entre los 200 y los 1.000 metros, y que el cambio de fase “no es un tema de profundidades, sino de tiempo.

La rueda de prensa de Balbi, en principio prevista para las 12 del mediodía de hoy se demoró más de seis horas. Según explicó el capitán, fue debido a las reuniones con las altas autoridades para analizar la información brindada por el centro coordinador de la búsqueda y rescate.

El último contacto del sumergible con la base fue el 15 de noviembre  cuando navegaba por el Atlántico Sur, a la altura del Golfo San Jorge a 450 km de la costa.

En el último mensaje, el ARA San Juan informó mediante una comunicación telefónica que había superado una avería en las baterías-debidamente reportada en la madrugada- a raíz de un cortocircuito por ingreso de agua por el snorkel.

Tres horas después se registró un ruido similar a una explosión a 30 millas del lugar donde habían hecho el último reporte.

El ARA San Juan había zarpado el domingo 11 de Ushuaia (3.200 km al sur de Buenos Aires) para regresar a Mar del Plata (400 km al sur de la capital), su apostadero habitual.

Por: Con Información de Agencias