Inicio Internacional Presidente de Perú renunció por escándalo de corrupción

Presidente de Perú renunció por escándalo de corrupción

Compartir
EFE

Tras meses de incertidumbre, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), corría el riesgo de ser destituido. Este miércoles, finalmente, frente a la presión local, renunció a su cargo como mandatario. Kuczynski fue denunciado por Fuerza Popular, el principal partido de oposición, que es liderado por Keiko Fujimori, por sus vínculos con Odebrecht, la constructora brasileña que pagó millones de dólares en sobornos en varios países latinoamericanos para ganar contratos. 



En el momento del juicio político en su contra, el pasado mes de diciembre, PPK se salvó. El periódico La República reportó en esa ocasión cómo la noche anterior a la sesión de destitución presidencial, una misteriosa camioneta negra trasladaba congresistas (la mayoría fujimoristas) desde la casa de Gobierno hasta un lujoso hotel.

Con 78 votos a favor, 21 abstenciones y 19 votos en contra (se necesitaban 87 para aprobar la vacancia), Kuczynski se quedó en el poder. Diez legisladores fujimoristas, entre ellos Kenji Fujimori, hermano menor de Keiko, se abstuvieron de votar. Una decisión sorpresiva, pues la bancada suele votar en bloque.

Analistas anticiparon que PPK no estaría a salvo por mucho tiempo. Tenían razón: la bancada Fuerza Popular dio a conocer un video en el que se ve a Kenji Fujimori y Bienvenido Ramírez, entre otros, enumerando supuestos ofrecimientos para que legisladores fujimoristas votaran en contra de la vacancia presidencial.

Los materiales habrían sido registrados por el legislador Moisés Mamani, quien denunció que desde el Gobierno compraron votos para evitar la salida del mandatario peruano. “El gobierno no compra congresistas”, respondió la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, en una rueda de prensa en la que se evocó que comprar votos de legisladores era algo que se daba bajo el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000).

Tras la difusión del video, algunos legisladores indecisos anunciaron su apoyo a la destitución, y otros llamaron al presidente a renunciar.

“Lo que hemos visto en los videos propalados ayer es vergonzoso y afecta gravemente nuestra democracia. Ante esto apelo a la dignidad del presidente de la República y le pido que renuncie”, escribió en Twitter el legislador oficialista Salvador Heresi.

El Congreso anunció un proceso contra Kenji Fujimori, la primera

¿Estrategia fujimorista?

En el video aparece el legislador Kenji Fujimori intentando convencer a un colega de apoyar a Kuczynski a cambio de obras públicas para su distrito. Un sorpresivo apoyo de Kenji Fujimori, que tres días después logró que su padre, el exmandatario Alberto Fujimori, condenado por crímenes de lesa humanidad, fuera indultado. Ese día Kenji renunció a Fuerza Popular y se posicionó a favor del Gobierno.

¿Venganza en la familia Fujimori? Muchos analistas hablan de un ajuste de cuentas en el clan y anuncian la llegada de una época oscura que comenzó en los años más oscuros del fujimorismo.

Perú no olvida los tiempos cuando Vladimiro Montesinos, mano derecha del expresidente Fujimori y quien está sentenciado por corrupción y otros delitos, hacía videos de la compra sistemática de diputados. José Ugaz, exprocurador ad hoc para el caso Fujimori-Montesinos, tras la caída de la dictadura aseguró que PPK debería apartarse del poder. En declaraciones a la prensa peruana, señaló que, sin embargo, “esta crisis también alcanza a Fuerza Popular, que ha retornado a viejas prácticas de los años noventa. Insólito esto de ver a fujimoristas, incluyendo a Luz Salgado, que aparecía en videos junto a Montesinos, que ahora salen a denunciar, con videos grabados en forma clandestina, situaciones de negociación y posibles actos de corrupción”.

Con la renuncia de PPK asume el poder el primer vicepresidente de Perú, Martín Vizcarra.

Con la salida de PPK, se ahonda la crisis del país. La incertidumbre política ya comienza a afectar la economía y la imagen del nación, y ahora deberá afrontar la Cumbre de las Américas, que se celebraría en abril en Lima para discutir la situación de Venezuela.

Por: El Espectador con información de agencias