Inicio Internacional “Está más follada que mi madre”: española, a colombiana, en agresivo ataque...

“Está más follada que mi madre”: española, a colombiana, en agresivo ataque xenófobo

Compartir
| Captura de pantalla Facebook El Huffpost

El episodio, difundido por El Huffpost, confirma la ola de xenofobia y racismo que recorre a Europa y deja ver también las orejas del franquismo, la ideología que originó el dictador militar Francisco Franco, cuyas bases fueron el nacionalismo español excluyente, el catolicismo y el fascismo.


El video registra cuando las dos mujeres están frente a una ventanilla: la española llenando una forma, y la colombiana en espera, junto con su sobrina.

El abrupto comienzo de las imágenes publicadas por El Huffpost no permite establecer la causa del enfrentamiento, pero sí son claros los insultos de la mujer española.

“… Pero tú te vas. Como salgas vos, volando”, se ve decir a la española cuando la cámara de un celular las empieza a grabar.

“Qué pasa. Me voy. Y me voy. Qué pasa. Vamos a ver si vos estás”, le responde la colombiana.

La española se ve ocupada en el formato que está llenando sobre el mostrador, y tiene también un ligero intercambio con el hombre que la atiende al otro lado de la vitrina. Por lo que dice, además, se puede inferir que antes del momento que quedó registrado en el video habría agraviado a la colombiana.

“Yo le he pedido disculpas, y de rodillas”, dice.

La colombiana, intentando terminar el asunto, responde: “Bueno, ya. Para, para”.

En ese punto, el tono de las palabras sube. “No me alces la voz”, le dice la española a la colombiana.

“¿Entonces, porque eres española me quieres venir a humillar a mí? No. Estás equivocada”, le dice la colombiana.

Pero la española le reclama. “Yo te he tenido respeto. Tú eres la maleducada”.

“Bueno, bueno. Ya. Basta”, vuelve a decir la colombiana para no continuar.

Pero la española empieza sacar su repertorio de xenofobia, en un tono suave: “A tu santo país, cariño. A tu santo país”.

“Atrevida. Grosera”, le dice la colombiana. “Mira que aquí hay una niña. ¿Ah, no miras?”.

En tono aparentemente calmado, la española le dice a la colombiana: “Yo no te he insultado ¿eh? Que Dios te bendiga”.

“Que Dios te bendiga a ti. A mí me tiene bendecida hace rato”, responde la colombiana, y en ese momento interviene el hombre que está grabando con su celular la situación, de acento español y con muestras de solidaridad con la colombiana.

“La lleva clara si vas a ganar vos. Antes te vas tú”, le recrimina el hombre a la española, pero ahí escaló la situación.

“¡Yo no me voy de mi país, porque soy española!, grita la mujer.

“¿Y, qué tiene que ver?”, pregunta el hombre. “¿Qué tiene que ver que tú seas española? ¿Acaso tú eres la dueña del país? Hay extranjeros que hacen más que los propios españoles. Tú lo que eres es una racista. Eso es lo que eres: una racista”.

De nuevo interviene la colombiana: “Si tú eres loca, yo soy más loca que tú”, dice, e involucra a la menor que la acompaña. “Y respeta que hay una niña. Con mi sobrina no te metas”.

“No me he metido con tu sobrina”, le dice la española.

“¡Ya basta!”, responde la colombiana, intentando acabar de tajo con el incómodo intercambio.

“No me grite, señora”, le dice la española, y de nuevo interviene el hombre que está grabando: “Respeta a la señorita, ¿oíste?”.

“¿Señorita? ¿Esto?”, pregunta irónicamente la española dirigiéndose a la colombiana.

“Sí, sí. Respeta”, continúa el hombre.

“Está más follada que mi madre”, dice la española con un ademán despectivo de su mano.

“¿Qué te pasa? ¿Cómo así que follada?”, le reclama la colombiana.

En ese momento, interviene el hombre que está atendiendo detrás del mostrador, y le dice a la española: “Bueno, Pili, por favor”.

“¡Estoy en España! ¡España una, España libre! ¡Arriba Franco, arriba España!”, le grita la española en la cara a la colombiana, con su brazo derecho en alto, luciendo una manilla con la bandera española en su muñeca. “¡Llama a la policía si quieres! ¡Arriba España, arriba Franco!”.

“¿Qué crees, que no tengo papeles o qué?”, le dice la colombiana.

Pero el intercambio de palabras se convirtió en toque físico de la española sobre la colombiana, y después de amenazas mutuas de llamar a la policía, la española vocifera: “¡Sí, sí, llama a la policía, que te pegan una paliza y te violan!”.

“¡Maldita! ¡Aquí pedirás limosna y te irás del país, pidiendo limosna, pidiendo limosna! ¡Por alzarle la voz a una española!”, vocifera la española salida de casillas.

En la parte final del video se ve a la colombiana exasperada por la forma en que la actitud de la española había intimidado a la niña.

Este es el video:

 

PULZO